Lens Tests: Cooke Speed Panchro (S2/S3)

Hablar de los Cooke Speed Panchro es hablar, sin ningún género de dudas, de las lentes clásicas que más y mejor han aguantado el paso del tiempo. Su origen se remonta a 1921, cuando Horace W. Lee, quien diseñó un conjunto de lentes con una apertura de f/2.0, capaces de rodar con niveles de iluminación más reducidos que las lentes existentes en aquélla época. En los años 40, aparece la segunda serie de Cooke Speed Panchro (S2), con diversas mejoras en el rendimiento óptico, así como un teleobjetivo 100mm con una apertura de f/2.5 (T/2.8), el Deep Field Panchro. Posteriormente, en 1954, llega el Cooke Telepanchro, “the six-inch lens”, es decir, el 152mm, con una apertura de f/2.8 (T3.2). En esta época, coincidiendo con el lanzamiento de las primeras películas panorámicas en formato no-anamórfico, Cooke aprovecha para lanzar una nueva serie, la S3, que consta de dos únicos objetivos, el 18mm y el 25mm, cuyos diseños mejoran la cobertura del formato 35mm y la definición. Por consiguiente, la mejor serie que actualmente es posible obtener de Cooke Speed Panchro consta de un 1825mm S3, un 32405075mm S2, más los teleobjetivos 100mm y 152mm. Mucho más raros y exclusivos son focales como el 203mm y el 317mm, o incluso algún super-teleobjetivo aún más largo.

Cooke-KubrickCooke Speed Panchros en una Arri IIC, propiedad de Stanley Kubrick, en una exhibición sobre el director. 

Como todo el cristal Cooke posterior, los Speed Panchro se caracterizan por la suavidad de sus imágenes. Además, el envejecimiento de los elementos ha hecho que, generalmente, estos juegos produzcan imágenes algo tendentes al amarillo y los tonos cálidos, que sientan fenomenalmente bien a los actores. Por ello son ópticas muy indicadas para mejorar el aspecto de los intérpretes o mostrarlos de la manera más favorecedora que nos sea posible. Además de su suavidad, los Speed Panchro van acompañados de un contraste reducido y, por supuesto, de una fuerte tendencia al velo y los destellos en la imagen. Sin embargo, están bien corregidos de aberraciones geométricas y cromáticas, especialmente si consideramos los antiguos que son sus diseños, siendo capaces de mostrar un bokeh muy circular en casi toda circunstancia. Su iris no es uniforme, siendo octogonal y muy parecido al de los Cooke S4 en algunas focales, y muy circular en otras. Completamente abiertas de diafragma su suavidad es enorme y pueden ser ópticas problemáticas a la hora de encontrar un foco razonable por mera falta de definición, aunque a partir de diafragmas como T/4 o T/5.6 –para los cuales fueron diseñadas- la calidad de imagen es muy superior.

Dr.-Strangelove“Dr. Strangelove” (Stanley Kubrick, 1964)

Entre sus más notables usuarios se han encontrado Vittorio Storaro, que los utilizó en sus títulos más emblemáticos como “Il Conformista”, “Last Tango in Paris”, “1900” o “Reds”. La calidad de los Cooke era tan grande que Technovision y J-D-C, por ejemplo, lanzaron sus series de ópticas anamórficas -Technovision/Cooke y Cooke Xtal Express- en los años 70 y 80 empleando los Speed Panchro y anamorfizadores frontales japoneses, de modo que títulos como “Apocalypse Now” o “The Last Emperor”, a cargo del propio Storaro, también los emplearon. Stanley Kubrick también poseía su propio juego, empleado, por ejemplo, en “Dr. Strangelove”, “A Clockwork Orange” o “Barry Lyndon”. Más recientemente, películas de época como “Maria Antonieta” de Sofia Coppola o “Mr. Turner” de Mike Leigh (nominada al Oscar de fotografía y al premio de la American Society of Cinematographers, entre otras distinciones) también han usado los Cooke.

mr-turner“Mr. Turner” (Mike Leigh, 2014)

Los Speed Panchro originales se han utilizado en todo tipo de cámaras y monturas: Arri Std, BNC o BNCR. En ninguna de estas formas son utilizables en ninguna cámara moderna cumpliendo todos los requisitos que son necesarios para un rodaje profesional, por lo que la mejor manera de emplearlos es recurrir a un juego que haya sido objeto de un rehousing completo, haciendo que el iris y el foco tengan sus correspondientes anillos dentados, que los objetivos posean un frontal común, que no se produzca rotación o que el objetivo crezca al hacer foco, etc. Existen rehousings muy diversos, desde los más antiguos (Century, Panavision, Samcine, Technovision, J-D-C) a otros más modernos (Van Diemen, PS Technik, True Lens Services). En todos ellos la calidad óptica, lógicamente, es la misma que la del cristal original, siendo el elemento distintivo el aspecto exterior de las ópticas y su funcionalidad, que sí puede variar mucho de un juego a otro. Lógicamente, no se puede pretender que estas ópticas, ni en su estado original ni reconstruidas, cubran un formato mayor que el 35mm Academy (aprox. 2K en Arri, 4.5K ó 5K HD en RED) o incluso si lo hacen, el foco en los extremos será inexistente o muy deficiente.

Cooke-TLS-02

En Harmonica Rental poseemos el juego completo de True Lens Services (TLS), que hace que los Cooke Speed Panchro S2/S3 tengan un aspecto exterior y una mecánica muy similar a la de unos modernos Cooke S4, solo que manteniendo todas las características y cualidades ópticas de los cristales originales.

LO MEJOR: su excelente calidad de imagen, con una gran suavidad y un excelente color que favorece mucho los tonos de piel, sin que su aspecto vintage sea excesivamente intrusivo o introduzca excesivas aberraciones o artefactos que puedan distraer la atención, como sí que ocurre en otros juegos de lentes antiguos.

LO PEOR: excepto que se busquen efectos especiales o específicos, son ópticas que no conviene rodar a máxima apertura de diafragma excepto que no haya otra solución. La calidad de los rehousings es variable y conviene restringir su uso exclusivamente a los mejores para evitar problemas mecánicos y de funcionalidad.

También en Harmonica:
Lens Tests: Zeiss Superspeed MKII
Lens Tests: Sony CineAlta Primes MKII
Lens Tests: Zeiss High Speed 1.4
Lens Tests: Schneider Xenon Vintage

© Harmonica Rental & Cinema/Ignacio Aguilar, 2016.