Lens Tests: Schneider Xenon Vintage

El fabricante Schneider –que en la actualidad tiene en el mercado series de ópticas como los Cine-Xenar y los Xenon full-frame- lanzó en la década de 1960 esta serie de lentes en montura Arri Std, compitiendo directamente con los Cooke S2/S3 de la época o incluso la primera serie de lentes Zeiss Standard (MKI, a veces conocida como T/2.2). En aquélla época, en Norteamérica, también se producía la transición desde los Baltar a los Super Baltar, coincidiendo con la aparición de la cámara Mitchell BNC con visor réflex. Por lo tanto, los Schneider Xenon Vintage son ópticas muy antiguas, con todas las consideraciones que ello conlleva.

schneider-01

Históricamente, además, siempre fueron ópticas que no tuvieron una gran aceptación y, al menos en Europa, el uso de los Cooke Speed Panchro estuvo más extendido tanto en el momento del lanzamiento de los Schneider, como hasta bien entrados los años 80, cuando el lanzamiento de las series Zeiss Standard 2.1 y Zeiss Superspeed 1.3 hizo que los Cooke cayeran en desuso. Ello quizá se debe a que tenían fama de ser objetivos “duros”, es decir, con un recorte llamativamente más pronunciado que el de los Cooke, más en la línea Zeiss que en la de objetivos más suaves. Curiosamente, sin embargo, siendo ópticas razonablemente nítidas una vez se usan a más de T/2.8, son muy sensibles a cualquier entrada de luz, por mínima que sea, y por supuesto, no digamos ya a fuentes de luz presentes en el encuadre, o a flares buscados intencionadamente. Por lo tanto, son ópticas muy interesantes, con mucha personalidad, con características únicas en el mercado.

schneider-02

Precisamente, esta personalidad, con una imagen nítida, hacía que uno de sus más famosos usuarios y defensores fuera el director de fotografía español Luis Cuadrado, que prefería los Schneider con respecto a los Cooke Speed Panchro porque su estilo de iluminación, a través de luz suave y difuminada, que de por sí era menos nítido que la luz dura que se estilaba en la época, requería de unas ópticas que ofrecieran un aspecto más recortado que las Cooke.

El Espíritu de la Colmena” (Víctor Erice, 1973), rodada con los Schneider Vintage.

LO MEJOR: su personalidad, con un aspecto muy nítido para unas ópticas tan antiguas, que se combina con un contraste reducido muy agradable para la vista y mucha tendencia al flare a poco que éste sea intencionado, como si se tratara de unas ópticas “uncoated”, con una luminosidad máxima entre T/2 y T/2.3

LO PEOR: su rango de focales es 18mm, 28mm, 35mm, 40mm, 50mm y 75mm, por lo que hay un salto pronunciado entre el 18mm y el 28mm que Schneider nunca cubrió con un 24mm o lente de focal similar. El 28mm cubre el formato 35mm Academy de forma justa, por lo que para rodar en 16/9 solo puede emplearse a 2K en una Arri o bien 4.5K en una RED Dragon.

Las Schneider Xenon Vintage -completamente restauradas, con un rehousing en montura PL, anillos de foco y frontal común de 95mm- están disponibles para el alquiler en Harmonica Rental:

No dudes en contactar con nosotros para probarlas tú mismo.

También en Harmonica:
Lens Tests: Zeiss Superspeed MKII
Lens Tests: Sony CineAlta Primes MKII
Lens Tests: Zeiss High Speed 1.4

© Harmonica Rental & Cinema/Ignacio Aguilar, 2016.