Lens Test: Zeiss Superspeed 1.3 MKII

La serie Zeiss Superspeed 1.3 MKII –nombre no oficial de estas lentes, pero que es el que finalmente ha quedado consolidado como si lo fuera- apareció en 1983, paralelamente a la serie MKII de los Zeiss Standard, también conocidos popularmente como los Zeiss 2.1. Desde entonces, ambos juegos se han consolidado como dos excelentes alternativas para todo tipo de proyectos y, a día de hoy, continúan utilizándose tanto o más como cuando aparecieron en el mercado. Como curiosidad, hay que mencionar que fueron los dos primeros juegos de lentes que utilizaron la montura PL, desde entonces estandarizada mundialmente para las lentes de cine.

zeiss-1.3-01

Hay varios factores que contribuyen a ello. En el caso de la serie 1.3, obviamente su luminosidad máxima –que puede salvarnos en un momento determinado en que las condiciones de luz sean muy desfavorables- es uno de ellos, así como su tamaño compacto y su construcción, sólida y moderna, con dobles escalas de foco en los sistemas imperial y métrico y una rotación de 270 grados, noventa más que la anterior serie High Speed 1.4. También, al contrario que aquélla, cuyo iris únicamente poseía tres palas y conllevaba un bokeh triangular, los Zeiss 1.3 poseen siete palas y un desenfoque mucho más circular que el de los 1.4. También hay que mencionar que la versión MKIII posee exactamente el mismo cristal y rendimiento que esta MKII, aunque su exterior varíe un poco y ofrezca marcas de foco más grandes y únicamente en sistema imperial ó métrico, no en los dos al mismo tiempo.

zeiss-1.3-02“The Terminator” (1984)

Podría decirse, además, que los Zeiss Superspeed 1.3 son prácticamente como dos juegos de lentes en uno. Ello se debe a que entre T/1.3 y T/2.5, aproximadamente, son suaves y poco contrastadas y muy propensas a introducir aberraciones en la imagen, que hace que su aspecto pueda parecer más anticuado, como el de otras ópticas de los años 70-80. Sin embargo, una vez se cierran a T/2.8 o más, comienzan a ganar muy rápidamente nitidez y contraste, hasta convertirse prácticamente en unos modernos Zeiss Ultra Prime. Adicionalmente, hay que mencionar que su círculo es muy grande (el 18mm cubre 5.5K en el sensor RED y 6K a partir del 25mm, de modo que también cubren los 3.2K de Arri), aunque lógicamente su mejor rendimiento se produce en un área similar al Super 35mm clásico para el que fueron diseñadas.

“Eyes Wide Shut” (1999)

James Cameron las utilizó en películas como “Terminator”, “Abyss”, “Terminator 2” y “True Lies”; Steven Spielberg en “Schindler’s List” o Stanley Kubrick en “Eyes Wide Shut” también las emplearon.

zeiss-1.3-03

LO MEJOR: su enorme luminosidad y tamaño compacto en un juego que ofrece un notable equilibrio entre la imagen moderna de unos Zeiss Ultra Prime y la suavidad o contraste reducido de ópticas más antiguas, en función del diafragma que escojamos.

LO PEOR: que sus focales son algo limitadas, sin la variedad o posibilidades intermedias de unos Zeiss Standard 2.1, o incluso sin sus teleobjetivos, aunque son perfectamente compatibles con el 40mm, 100mm, 135mm ó 180mm de la serie Zeiss Standard, con los que se suelen complementar.

Las Zeiss Superspeed 1.3 MKII están disponibles para el alquiler en Harmonica Rental.
No dudes en contactar con nosotros para probarlas tú mismo.

También en Harmonica:

Lens Tests: Sony CineAlta Primes MKII

© Harmonica Rental & Cinema/Ignacio Aguilar, 2016.