Lens Profile: Mitchell Hi Speed «Superspeed Baltar»

A comienzos de la década de los 70, las cámaras Mitchell seguían empleándose en multitud de producciones cinematográficas, además de ser casi las exclusivas para el rodaje de efectos visuales, debido a la enorme estabilidad que proporcionaba su sistema de arrastre. Sin embargo, en esta época no existían otras lentes con montura BNCR (la actualización de la tradicional montura BNC para incorporar el visor Reflex) que las Super Baltar y las Kowa, de modo que para utilizar lentes ultraluminosas en las cámaras Mitchell había que recurrir a lentes de fotografía adaptadas para su uso cinematográfico. Por ello, varias compañías de alquiler con un importante inventario de cámaras Mitchell (como Mobile, Cinemobile y la propia Mitchell Camera Corp.) encargaron al óptico Kenji Suematsu la fabricación de un nuevo juego de lentes cinematográficas ultraluminosas. Las lentes comparten el mismo diseño óptico, mecánico y estético, pero en función de a quién fuera dirigido el juego, llevan grabado un nombre diferente. Puesto que estos ultraluminosos originalmente se utilizaban en cámaras Mitchell junto con los Super Baltar, a veces reciben el sobrenombre de “Super Speed Baltar”.

Nuestro juego, que en su momento perteneció a Industrial Light & Magic (ILM), se compone de las siguientes focales:

14mm T2.8 (Canon-Moviecam)
18mm T2.6
24mm T1.9
28mm T1.8
35mm T1.3
55mm T1.1
85mm T1.7
135mm T2.0 (Canon)
200mm T2.8 (Canon)

Las lentes originalmente llevaban montura BNCR por lo tanto y cubren el formato Full-Frame 35/24x36mm/VistaVision (la mayor parte de cámaras de este formato eran Mitchell, o versiones modificadas de las mismas); es decir, pueden utilizarse y cubren a la perfección los sensores Dragon VistaVision y Helium S35 de RED (ambos de 8K), así como el modo 3.4K Open Gate o 3.2K de la Arri Alexa. Estéticamente, su look las hace similares a las Panavision Ultra Speed MKII o los Canon K35, que aparecieron también en la misma época, por lo que es muy probable que compartan algún elemento, ya que estos dos juegos tienen su origen (al menos parcialmente) en lentes de fotografía (Nikon, Canon y Pentax en el caso de los Panavision Ultra Speed, Canon FD en el caso de los Canon K35). Así pues, la imagen de los Mitchell Hi-Speed no es tan vintage como las de los Cooke S2/S3, Super Baltar o Kowa, sino que ofrecen una imagen limpia y detallada, pero sin un excesivo contraste o nitidez. A máxima apertura de diafragma, se pierde contraste y aparecen aberraciones cromáticas, pero también ofrecen un desenfoque muy bonito en el que los fondos, más que perderse, se desintegran, algo que es especialmente evidente en la focal 55mm en su espectacular apertura máxima: T1.1.

El 24mm T1.9 en una Arri Alexa Mini, convertido a montura PL para su utilización en cámaras actuales HD.

Los Mitchell Hi-Speed, que pesan entre 700g y 1kg, son más resistentes a los flare/destellos que los Canon K35 y están mejor construidos, además que en su mayor parte fueron empleados en rodajes en estudio para tomas de efectos, por lo que tradicionalmente no son ópticas que hayan sufrido demasiado a lo largo de sus más de cuatro décadas de vida. Hay muy pocos juegos en el mercado y menos aún que incorporen todo el juego de focales diseñado por Suematsu, que incluye el 24mm. En Harmonica disponemos del mismo y completamos el juego mediante los Canon 14mm T2.8135mm T2.0 y 200mm T2.8, los complementos habituales de los Canon K35, que encajan a la perfección con el juego principal como hemos indicado anteriormente. Globalmente, son ópticas excelentes, más Cooke que Zeiss en cuanto a la percepción y caída del enfoque. A máxima apertura ofrecen una enorme personalidad y cerradas un stop tienen ya una calidad muy alta, pero sin el aspecto excesivamente contrastado y nítido de lentes más modernas. Son por lo tanto una gran elección para cualquier tipo de proyecto que no busque un look ultra-moderno, no solo para aquéllos en que se necesite rodar en condiciones de iluminación muy escasas o una profundidad mínima.

Aunque su uso principal era el rodaje de efectos visuales en VistaVision (trilogía «Star Wars«, «Indiana Jones«, «Back to the Future«) por aspecto pueden asimilarse muy bien a las producciones en esférico rodadas con lentes Panavision en los años 70 y 80: «The Warriors«, «Saturday Night Fever«, «The Right Stuff» o «E.T.», o más recientemente en «True Detective: Season 1» o «Lion«, debido a su semejanza con los Panavision Ultra Speed MKII, juego que ha sido objeto de rehousing y actualización con el nuevo nombre de PVintage.

En los siguientes vídeos, ambos rodados en formato ARRI 3.2K, se aprecian muy bien las características que hacen de las lentes Mitchell Hi Speed algo verdaderamente único:

-Aperturas ultraluminosas (hasta T1.1) para rodajes con niveles de luz ínfimos y una profundidad de campo reducida.
-Suavidad de imagen, pero con el suficiente detalle, con una caída de foco muy gradual, en la línea de Cooke.
-Contraste reducido a máxima apertura, que se incrementa a medida que se cierra el diafragma.
-Cobertura del formato VistaVision (24x36mm) desde el 18mm, por lo que pueden usarse en modo Open Gate (3.4K) en ARRI, Full-Frame en la Sony Venice, o bien en 8K en RED Helium o 6K en RED Dragon, con efecto «Sweet Spot» en sensores Super 35mm.
-Calidad de imagen excelente, pero con mucha personalidad, cerrando apenas un punto de diafragma.

He aquí una prueba de nuestro juego:

Si aún no has rodado con ellas, contacta con nosotros en Harmonica Rental y solicita tu prueba sin compromiso.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Siguenos en Facebook!

© Harmonica Rental & Cinema/Ignacio Aguilar, 2017 (act. enero 2018)