Guía de Ópticas de Cine (VI): Juegos de Lentes Full Frame

Por Ignacio Aguilar. Director de Fotografía. Miembro Asociado de la AEC (Asociación Española de Directoras y Directores de Fotografía). Co-Fundador de Harmonica Rental, Lentes de Cine y Ruedatucorto.com. Actualmente es profesor de dirección de fotografía en Escuelas como EFTI, TAI y ECAM en Madrid, España. 

ARTÍCULOS ANTERIORES: EL FORMATO FULL-FRAME (I) – EL FORMATO FULL FRAME (II)GUÍA DE ÓPTICAS DE CINE

Como hemos indicado anteriormente, el formato “Full Frame” posee un círculo de imagen que comienza en los 43,50mm de diagonal, de modo que no cubren este nuevo formato casi ninguna de las lentes diseñadas antes de la década de los 80 para el formato 35mm Academy (27,20mm de diagonal) o, desde los 80, para el formato 4-Perf Super 35 (31,1mm de diagonal).

Viñeteo (caída de luz en los extremos) causada porque la lente no cubre correctamente el formato. El viñeteo puede reducirse a veces cerrando el diafragma. Fuente: Arri.com

El efecto que se produce al emplear una lente que “no cubre” el sensor se llama “portholing”. Las esquinas o extremos de la pantalla aparecen en negro, sin imagen. Al contrario que el viñeteo, el “portholing” empeora cuanto más cerramos el diafragma. Fuente: Arri.com 

Aún así, como también indicábamos, normalmente, en los juegos de lentes, las focales suelen cubrir algo más cuanto más teleobjetivo son. Por lo tanto, teniendo en cuenta además el factor de recorte o multiplicación que se produce al pasar de Super 35 a “Full Frame”, es factible emplear algunas focales de estos juegos tradicionales en “Full Frame”, aunque haya que descartar sus angulares. Lo explicamos a continuación:

i) Compatibilidad con los juegos tradicionales para Academy 35/Super 35

Partimos de la base de que ningún juego diseñado para estos formatos tradicionales de celuloide (o los sensores digitales equivalentes) cubre “Full Frame”. Si bien es cierto que existen determinados juegos de lentes que, por partir de diseños de fotografía para el formato 24x36mm es posible que sí puedan emplearse en “Full Frame” digital en cine, debemos considerar que son una excepción a la regla. ¿Entonces, por qué hablamos de este tema? Porque Arri por ejemplo ha diseñado su cámara “Full Frame”, la Alexa LF o “Large Format”, con un modo intermedio muy interesante entre el Super 35 y el “Full Frame”, justo en el umbral en el que la LF capta la resolución exigida por Netflix y, por lo tanto, cualifica a su cámara como válida para las producciones originales de la compañía. Este formato, denominado “LF 16/9”, posee un círculo de imagen con una diagonal de 36,35mm y es válido para algunas lentes tradicionales, por ser solo un poco mayor que los ya conocidos sensores Dragon y Helium de Red Digital Cinema, o que el modo 3.4K Open Gate de las propias Arri Alexa. De hecho, en este modo “LF 16/9” solo se produce un ligero incremento de resolución, hasta 3840×2160 píxeles, justo la Ultra High Definition (UHD) que normalmente se denominada simple y llanamente 4K.

Los tres modos de grabación de la Arri Alexa LF. El LF 16/9 es el del centro. 

Arri posee además una excelente herramienta online para que nosotros mismos hagamos las comprobaciones sobre qué lentes sirven o no para rodar con sus cámaras.

En color rojo, las equivalencias de focal entre el 3-Perf Super 35 y el formato LF 16/9 de la Alexa LF, que graba en UHD 4K válido para NETFLIX.

Es decir, con la Alexa LF podemos rodar por ejemplo con los siguientes juegos de lentes tradicionales y cumplir al ansiado estándar 4K. Vamos a centrarnos en este apartado en fabricantes como Zeiss, Cooke y Leica/Leitz, por no complicar las cosas demasiado:

• Zeiss

Zeiss High Speed T1.4 / Zeiss Super Speed T1.3: estas lentes clásicas de Zeiss, aparecidas a mediados de los años 70 y principios de los 80 respectivamente, poseen un círculo de cobertura excelente. No todas las series son exactamente iguales y puede haber ligeras variaciones de cobertura, pero en general, cubren el 100% de la Alexa LF 16/9 desde el 25mm en adelante, quizá con un ligero viñeteo en los bordes. Chequeando la correspondencia entre el 3-Perf Super 35 y el factor de recorte de la LF 16/9 (1,27x), comprobamos que ese 25mm en la LF 16/9 corresponde a un 19mm en 3-Perf Super 35, lo cual es un angular bastante aceptable.

Zeiss Standard Prime T2.1: otros clásicos de Zeiss, aparecidos a comienzos de la década de los 80, que no tienen tanta suerte. Su círculo de cobertura es limitado y hasta el 40mm no pueden ser empleados en la Alexa LF 16/9.

Zeiss Ultra Prime T1.9: los Ultra Prime, lentes de finales de los años 90, siempre han destacado por poseer un generosísimo círculo de imagen, hasta el punto que cubren la Alexa LF 16/9 sin ningún problema desde el 20mm, equivalente en 3-Perf Super 35 a una focal 15mm. Con sus numerosas focales y buen rendimiento en todo el juego, estas lentes clásicas, fruto de la colaboración de Arri y Zeiss, tienen el futuro asegurado.

-Zeiss Master Prime T1.3: de mitad de los años 2000 y con un rendimiento superlativo, los Master Prime no salen en cambio tan bien parados: el 32mm es la primera lente que puede llegar a emplearse en la LF 16/9, aunque con un “portholing” que, dependiendo de la relación de aspecto de salida, puede ser molesto o no. No cubren por completo este formato 16/9 hasta el 35mm, que equivale a un 27mm en 3-Perf Super 35, lo que parece inaceptable a priori para la mayor parte de los proyectos de ficción.

• Cooke

Cooke S2/S3 Speed Panchro: dependiendo el tipo de rehousing, estas lentes podrían cubrir el formato Alexa LF 16/9 desde el 32mm o el 40mm, por lo que su uso no está recomendado para esta cámara.

Cooke S4: tampoco los S4 son ópticas con un gran círculo de cobertura. No puede emplearse en la LF 16/9 hasta el 50mm, lo que los descarta por completo para esta aplicación.

Cooke Mini S4: hasta el 32mm presentan problemas de cobertura, ya que el 18mm y el 25mm están a punto de cubrir el formato LF 16/9 pero ninguno de los dos lo hace por completo.

Cooke 5/i: según especificaciones técnicas (no las hemos probado), estas lentes servirían para rodar en la Alexa LF 16/9 desde el mismo 18mm, por poseer un círculo de imagen superior a 36mm desde esa misma focal, lo que las convierte en una gran opción para este formato.

• Leitz/Leica

Leica Summicron-C: otra excelente opción para rodar en el modo LF 16/9 de la Alexa, ya que su círculo de cobertura es muy amplio y ya desde el 15mm en adelante estas lentes son absolutamente válidas para este tipo de rodajes, asegurando también así su futuro.

-Leica Summilux-C: las lentes “tope de gama” de Leica en formato Super 35 tienen una cobertura inferior a la de los Summicron en las focales angulares, pero en este caso la misma también es suficiente para llegar al modo LF 16/9 desde el 16mm.

ii) Lentes diseñadas para Super 35 pero que cubren “Full Frame” (diagonal mínima de 43mm)

Como hemos indicado previamente, este tipo de lentes suponen la excepción a la regla. No solo cubren el formato “LF 16/9” de la Alexa, sino que con su diagonal mínima de 43mm deberían de cubrir casi íntegramente los sensores completos de la propia Alexa LF, Sony Venice o Red Monstro. Ello se debe a que sus diseños parten de cristal de fotografía fija que ha sido adaptada para cine por el propio fabricante o bien por un tercero.

-Canon K35: suponen el ejemplo más famoso en la actualidad. Las focales 24mm, 55mm y 85mm derivan directamente de los Canon FD con aperturas f/1.4. Existen dos versiones del 18mm; la primera de ellas, que abre a T2.8, simplemente cubre Super 35. La segunda de ellas, que abre a T1.5, es un 24mm con un “aspheron” integrado que hace que sea más angular (en realidad, más cercano a un 20mm que a un 18mm). Y el 35mm es una versión específica de Canon para cine, ya que el 35mm de la serie FD únicamente abría a f/2.0. Lo interesante es que desde el 24mm en adelante estas lentes cubren por completo el formato “Full Frame”, lo que unido a su excelente aspecto visual en sensores digitales, con maravillosos tonos de piel y espectaculares “flares”, han hecho de estas lentes unas de las más demandadas del planeta. El rendimiento hacia los bordes del cuadro decae, ya que se trata de ópticas muy antiguas. Conviene emplearlas exclusivamente si han sido objeto de rehousing (como el que lleva a cabo TLS), ya que la mecánica original era muy deficiente para las necesidades actuales.

Canon K35 con su housing original y con el rehousing de True Lens Services (TLS)

Mitchell Hi Speed “Superspeed Baltar”: diseñadas por Kenji Suematsu en la década de los 70 para ser empleadas en las cámaras con montura BNCR como lentes ultraluminosas (junto con los Kowa Cine Prominar esféricos o los Super Baltar, de ahí su sobrenombre de “Superspeed Baltar”), así como en las cámaras VistaVision de Industrial Light & Magic, estas lentes también parten de cristal japonés de fotografía fija (Canon, Nikon, Olympus, Pentax, etc) y cubren una diagonal de 43mm. Como le ocurre también a los Canon K35, que comparten un aspecto similar o reminiscente, se trata de lentes vintage con aperturas máximas salvajes de hasta T1.1, de modo que aunque iluminan bien el cuadro “Full Frame”, lógicamente su rendimiento fuera del área Super 35 es inferior, con aberraciones y una mayor suavidad cerca de los bordes, que por otra parte colaboran a que su aspecto sea muy especial. Estas lentes están disponibles para el alquiler en Harmonica Rental.

Uno de los dos juegos de lentes Mitchell Hi Speed de Harmonica Rental. 

Cineovision esféricos: el fabricante japonés Cineovision, ya desaparecido desde hace algunos años, se dedicaba a reconstruir ópticas de fotografía para su uso cinematográfico, incluyendo sus famosas series de lentes anamórficas que recuerdan sospechosamente a las que Todd-AO, Joe Dunton (JDC) o Technovision poseían en sus catálogos (es decir, parece que todas esas lentes las hacía esta empresa en el país del sol naciente). Pero además de ello, Cineovision también adaptó lentes esféricas de fotografía a cine, como las Zeiss Contax del juego que nos ocupa. En este caso, desde el 24mm T1.5 en adelante, todas las focales cubren incluso el gigantesco sensor de la Red Monstro 8K, con una diagonal de 47mm. Siendo lentes Zeiss, fabricante que siempre ha buscado más la “perfección”, no sorprende que su rendimiento en los bordes sea superior, pero con el T* coating que llevaban los Zeiss Contax (compartido con los Zeiss T1.4, T2.1 y T1.3) que hace que sus imágenes parezcan algo más suaves y menos contrastadas que con los modernos Ultra Prime o Master Prime. Estas lentes están disponibles para el alquiler en Harmonica Rental.

Juego de lentes Cineovision-TLS (20-24-35-50-85mm) de Harmonica Rental. 

-Cinescope: la prestigiosa firma británica True Lens Services (TLS), autora de los famosos rehousings de lentes vintage como los Cooke S2/S3, Super Baltar, Kowa Cine Prominar, por acuerdo con un proveedor que durante años ha acumulado decenas de lentes Leica-R de fotografía fija, realiza rehousings de estas lentes con sus tradicional alto estándar, que convierte este cristal Leitz en ópticas con una mecánica moderna y, como todos los trabajos de TLS, parecidos a unos Cooke S4. El look es un interesante híbrido entre lo vintage y lo moderno, parecido al de los Panavision Primo, que comparten cristal, pero para cámaras “Full Frame”. El problema es que hasta el 28mm (incluido) únicamente abren a T2.9, mientras que del 35mm en adelante, dependiendo de si se escogen las versiones Summicron o Summilux de estas lentes de los 70 y 80’s, las aperturas pueden ser de T2.1 ó T1.5.

Lógicamente, puede haber otras series de lentes de fotografía adaptadas a cine, como por ejemplo alguna serie de Cineovision con cristal Olympus, los Ultranon de Leonetti, con cristal Zeiss, o adaptaciones de lentes Canon FD, Nikon o Leica-R (GL Optics), pero hemos incluido aquí las que conocemos de primera mano y no por referencias de terceros, por influir en este aspecto diversos factores como puede ser incluso el propio rehousing de esas lentes en su adaptación a cine.

iii) Lentes de cine expresamente diseñadas para “Full Frame” y más allá (sin ánimo de ser exhaustivos)

Se trata de juegos de lentes modernos que han sido diseñados expresamente para este tipo de sensores (o teniéndolos ya en mente), por lo que cubren la diagonal de 43mm mínimos exigibles para el formato “Full Frame” sin ningún tipo de problemas.

-Arri Signature Primes: incorporan además la nueva montural LPL lanzada junto con la Arri Alexa LF. Abren por lo general a T1.8 y no han sido diseñadas en colaboración con Zeiss, como venía siendo tradición en Arri hasta la aparición de los Arri/Fujinon Alura hace unos años. Son grandes y de un precio de compra muy elevado, incluso por encima de la competencia directa.

Arri Alexa LF con Arri Signature Primes

-Zeiss Supreme: poseen de forma voluntaria una imagen “menos perfecta” que otras series de la compañía, adaptándose a lo que demanda el mercado en sensores HD. Abren a T1.5 y son de tamaño compacto, parecidas a los Ultra Prime. Su problema por el momento es que las anunciadas lentes angulares y teleobjetivo aún no están en el mercado de forma efectiva, pero prometen ser uno de los juegos predilectos en “Full Frame“.

Zeiss Supreme

-Cooke S7/i: comercializadas como la versión “Full Frame” de los Cooke S4, manteniendo sus características tradicionales. Eso sí, son lentes grandes y más pesadas que los S4, aunque como éstos, abren a T2. Esta por ver si sus elevadas dimensiones no suponen un problema teniendo en cuenta la tendencia de mercado a cámaras y lentes cada vez más pequeñas.

Cooke S7/i

-Leica Thalia: diseñadas para sensores de 65mm, llevan el clásico look de este fabricante a sensores de gran tamaño. Cuentan con el hándicap de que sus diafragmas varían mucho, siendo menos luminosas porque su círculo de imagen es mayor. Leica ya está poniendo en marcha una versión “Full Frame” con aperturas de T1.8 para paliar este problema si no se rueda en 65mm.

Leica Thalia

-Panavision Primo 70: excepcionales en cuanto a mecánica y rendimiento, ya que suponen la traslación de los clásicos Panavision Primo esféricos (con cristal Leitz) a los grandes sensores. Abren a T2.0 a pesar de estar diseñadas para 65mm, lo que hace que se le queden “grandes” incluso a la propia cámara de la compañía (la Millenium DXL2, que incorpora el sensor Monstro “Full Frame” de Red con una nueva ciencia de color mejorada). Ideales para la Alexa 65, aunque Panavision ofrece también otras series de gran formato para la misma (como los Sphero, System 65 o los anamórficos Ultra Panavision 70).

Panavision Primo 70

-Sigma Cine Primes: apuesta muy fuerte del fabricante japonés, que ha lanzado esta serie inicialmente basada en los ART de fotografía, pero añadiendo nuevas focales específicas para cine. De tamaño reducido y compacto y con un rendimiento sobresaliente. Todas las ópticas fijas abren a T1.5, excepto el 14mm y el 135mm, que abren a T2. Los zooms, excepto el 24-35mm, han sido diseñados para Super 35 / APS-C y no cubren “Full Frame”.

Sigma Cine Primes

Zeiss CP.3: la alternativa económica a los Zeiss Supreme, con algunos diseños mejorados con respecto a los CP.2 y contactos para la información de foco y diafragma en cámara. El mayor problema de estas lentes, que ofrecen una buena calidad de imagen, es que Zeiss no parece interesada en crear un 18mm o 20mm que abra a T2.1, que es el diafragma del resto del juego desde el 25mm en adelante.

Zeiss CP.3

-Canon CN-E: el fabricante ha lanzado un nuevo 20mm T1.5 que se suma a los ya conocidos 24-35-50-85mm que mantienen esa luminosidad y al 14mm y 135mm ya existentes. Se trata de una buena serie cuyo mayor hándicap es autoimpuesto: Canon únicamente los fabrica con montura EF y su conversión a PL es demasiado cara para este tipo de lentes, más aún cuando existen alternativas similares en el mercado.

Canon CN-E

-Tokina Vista Primes: como le ocurre a Sigma, se trata de la primera incursión de Tokina en el mundo de las lentes de fotografía para cine, con un juego que incluye las focales tradicionales 18-25-35-50-85mm, válido tanto para Super 35 como para “Full Frame”, con aperturas T1.5 en todo el rango, pero también un peso y tamaño que son mayores. Existe un 100mm Macro (T2.9) pero el juego queda algo corto al no existir de momento otra focal más teleobjetivo.

Tokina Vista Primes

-Schneider Xenon FF: no hay que confudirlos con la versión “vintage” o antigua de este fabricante. Se trata de un juego completo desde el 18mm hasta el 100mm, con aperturas entre T2.4 en el angular y T2.1 desde el 25mm en adelante, que ofrece un buen rendimiento aunque posea una excesiva aberración cromática a máxima apertura. Buena mecánica, aunque llegaron antes al mercado que los Sigma y los Tokina y ahora parece que se han quedado algo más anticuados.

Schneider Xenon FF

-Zooms: Zeiss posee una interesante gama denominada Compact Zooms, consistente en tres lentes “Full Frame” con apertura todas ellas de T2.9 y las siguientes focales: 15-30mm, 28-80mm y 70-200mm. Su imagen es más parecida a la de los Ultra Prime y los Master Prime y encaja lo suficientemente bien con los Zeiss Supreme como para poder emplearse con los mismos. Angenieux también ofrece unas lentes interesantes, denominadas EZ. Se trata de dos zooms (15-40mm T2 y 30-90mm T2) que poseen un grupo trasero intercambiable y se convierten en un 22-60mm T3 y 45-135mm T3 en sus versiones en “Full Frame”, lo que hace de estas lentes una opción muy interesante, ya que su luminosidad en Super 35 es excelente y el rango en “Full Frame” cubre todas las necesidades en solo dos lentes. Tanto los Zeiss como los Angenieux son zooms compactos y de peso reducido, sobre los 2kg o 2,5kg aproximadamente.

ARTÍCULOS RELACIONADOS y FUENTES:
Formatos Cinematográficos
Guía de Ópticas de Cine
El formato anamórfico
Comparador de Formatos de Phil Holland

¿Te ha gustado esta reseña? ¡Siguenos en Facebook!

© Harmonica Rental & Cinema/Ignacio Aguilar, 2019. Queda absolutamente prohibida la reproducción total o parcial de este artículo sin el consentimiento expreso del autor.