Love And Death

Título que cierra la primera etapa de la filmografía de Woody Allen –su siguiente título sería ya “Annie Hall”- que en clave de comedia de evidente influencia Bergmaniana, también parodia el cine soviético situando al personaje de Allen como un ruso del siglo XVIII que debe defender a su nación de la invasión napoleónica… hasta que su esposa (Diane Keaton) le propone el disparatado plan de asesinar al emperador. Como todos sus títulos por aquélla época, “Love And Death” propone múltiples sketches, unos más logrados que otros, así como líneas de diálogo absolutamente brillantes, pero el conjunto todavía peca de una marcada inconsistencia o incluso desinterés por proporcionar una línea narrativa y, aunque ya están aquí muchos de los temas e influencias clásicas del autor neoyorquino, el carácter híbrido del film hace que no sea uno de sus más logrados, a pesar de lo bien que funciona gran parte de su humor.

El director de fotografía fue el belga Ghislain Cloquet [ASC], cuyo trabajo más conocido posiblemente sea “Tess” para Roman Polanski, film en el que tuvo la dificil labor de sustituir a Geoffrey Unsworth –que falleció durante el primer tercio del rodaje- pero cuya labor también contribuyó a que ambos obtuvieran, entre otros muchos premios, el Oscar a la mejor fotografía en 1980. Cloquet, que también falleció poco después, era un operador habitual del cine francés, con múltiples trabajos para Alain Resnais o Robert Bresson, de modo que aportaba ya el prestigio que por aquélla época parecía buscar Allen en sus colaboradores.

Rodada en Francia y Hungría, lo más destacable de “Love And Death” a nivel visual, sin lugar a duda, son sus intentos de parodiar visualmente la versión de “Guerra y Paz” (“Voyna i Mir”, 1967) de Serguei Bondarchuk, con algunas escenas que contienen tomas similares y una disposición de extras –mucho menos numerosos- que indudablemente referencian a la superproducción soviética. Sin embargo, gran parte del film muestra una enorme dejadez en la puesta en escena, no sólo por la habitual utilización de objetivos zoom para captar las acciones –en lugar de lentes fijas y coreografiar las escenas en torno a la cámara- sino porque la historia, los decorados y las localizaciones ofrecían posibilidades mucho mayores para lograr una esmerada recreación de época, a la que los cineastas renuncian desde el principio con su iluminación anticuada, cuya única intención es exponer el negativo, a base de luz dura y altos niveles. Algunos exteriores se salvan y tienen una apariencia algo natural, pero la mayor parte de ellos tienen una fea luz de tungsteno utilizada a modo de relleno que resulta demasiado obvia bajo los cielos nublados, como también resultan molestos todos y cada uno de los reflejos de la luces sobre las gafas del propio Allen, una circunstancia que sus operadores hasta la época fueron incapaces de resolver.

Así pues, visualmente, “Love And Death” es una oportunidad que tuvo Allen de realizar una obra de un notable interés visual y que fue desperdiciada por completo, aunque al menos sirve para confirmar, si es que hiciera falta, el notable cambio de su cine a partir de “Annie Hall”, también en el aspecto de puesta en escena y visualización, gracias a la intervención de uno de los grandes directores de fotografía de la historia del cine, Gordon Willis.

Título en España: La Última Noche de Boris Grushenko
Año de Producción: 1975
Director: Woody Allen
Director de Fotografía: Ghislain Cloquet, ASC
Emulsión: Kodak 5254 (100T)
Formato y Relación de Aspecto: 35mm esférico, 1.85:1

Vista en DVD

© Harmonica Rental & Cinema/Ignacio Aguilar, 2013.