Top Secret!

Primera película del trío formado por aquél entonces por David Zucker, Jerry Zucker y Jim Abrahams (ZAZ) después del fenomenal éxito obtenido por la alocada “Airplane!” (1980), con la que parodiaban sin piedad el cine de catástrofes y en especial la serie comenzada en 1970 con “Airport”. En esta ocasión, los ZAZ dirigieron su mirada al cine de espionaje, de la segunda guerra mundial y lo mezclaron dentro de un curioso cóctel con los musicales de Elvis Presley de los años 50 y 60. La historia es ridículamente simple: un cantante norteamericano (el debutante Val Kilmer) se encuentra de visita en la Alemania comunista cuando casualmente conoce a una chica, cuyo padre es un científico secuestrado por el poder para producir algún tipo de arma. Ambos se enrolan en la resistencia para tratar de liberar al científico. Aunque el film contiene buenos chistes y gags visuales, lo cierto es que funciona mucho mejor como “sketches” aislados que como el conjunto que sí era “Airplane!”, por mucho que actores como Omar Sharif, Jeremy Kemp, Peter Cushing o Michael Gough se prestasen a hacer un consciente ridículo en pantalla.

El director de fotografía fue el británico Christopher Challis [BSC], un veterano de la industrial británica que había sido uno de los fundadores de la propia British Society of Cinematographers (BSC). “Top Secret!” fue su penúltima película antes de su jubilación a los 65 años de edad. Habitual del cine de Michael Powell y Emeric Pressburger, nunca obtuvo ninguna nominación al Oscar, aunque sí fue varias veces candidato al BAFTA por películas como “The Victors” (Carl Foreman, 1963), “Those Magnificent Men in Their Flying Machines or How I Flew from London to Paris in 25 Hours 11 minutes” (Ken Annakin, 1965), “Arabesque” (Stanley Donen, 1966), por la que obtuvo el premio, así como por “The Deep” (Peter Yates, 1977), basada en la novela de Peter Benchley. Para Billy Wilder rodó “The Private Life of Sherlock Holmes” y con el propio Stanley Donen también trabajó en películas como “Two for the Road” (1967), “Staircase” y “The Little Prince”. Al final de su carrera también enlazó sendas colaboraciones con Guy Hamilton adaptando a Agatha Christie: “The Mirror Crack’d” (1980) y “Evil Under the Sun” (1982).

El trío ZAZ había colaborado en “Airplane!” con un veterano de la industria como Joseph Biroc [ASC], ganador del Oscar junto con Fred Koenekamp por “The Towering Inferno”, que introdujo en el film un aspecto absolutamente clásico. En el mismo audiocomentario de la película, los ZAZ reían al recordar la rapidez de Biroc, que colocaba aparatos de 10kw directos contra los actores y estaba listo para rodar inmediatamente. Quizá porque buscasen eso mismo en otro operador (Biroc se retiró en 1982) o quizá porque el film, aunque se desarrolla en los años 80, está ambientado en una época un tanto indeterminada entre los años 40 y los propios 80, los cineastas terminaron recurriendo a Challis y éste les proporcionó una vez más un aspecto que, cuando la película fue estrenada en 1984, hacía ya un par de décadas desde que había lucido moderno. Todo el film está rodado con luz dura y proyectores dirigidos contra el escenario y los actores sin suavizar, filtrar o rebotar, de manera que el “look” es totalmente clásico. Siendo una comedia, tampoco es extraño que, a través de la luz de relleno, el toque final de Challis fuera aplanarlo todo un poco.

Por lo tanto, se trata de un film que, al menos a nivel estético, ofrece muy poco al espectador. Puesto que el film está rodado en formato esférico convencional y, además, haciendo uso de niveles de luz muy elevados, la profundidad de campo en algunos momentos es enorme. Dicha circunstancia sí que es muy bien aprovechada por los ZAZ para componer algunos gags en los fondos o segundos términos. Incluso el film tiene un gag relacionado con el uso de la perspectiva (un enorme teléfono que da la apariencia de serlo, se sitúa a foco mínimo y, cuando un personaje acude a atender la llamada… resulta que es un teléfono realmente enorme) u otros meramente visuales (como el de la estación de tren que se mueve mientras el tren permanece estacionado, dando la impresión contraria), pero desde luego ninguno de ellos está relacionado directamente con un acabado visual atractivo, que es inexistente.

Todo ello, quizá, como decimos, sea intencionado, ya que incluso el diseñador de producción era un hombre de prestigio como Peter Lamont, el aventajado alumno de Ken Adam, que se hizo cargo de múltiples entregas de la serie Bond y tuvo dos extraordinarias colaboraciones con James Cameron: “Aliens” y “Titanic”. Pero incluso los sets de éste lucen falsos y como decorados de película… todo ello, por tanto, podría ser una broma de los ZAZ, pero sin embargo estéticamente el film se encuentra en un punto en el que no se sabe si está hecho de forma rudimentaria sin pretenderlo (algo raro teniendo en cuenta los nombres de los que participaron en el proyecto) o si el aspecto falso y acartonado del conjunto fue buscado y pretendido por todos los implicados en el proyecto. El norteamericano Allen Daviau [ASC], por aquél entonces director de fotografía de Steven Spielberg y recién salido del éxito de “E.T. The Extraterrestrial” (1982), firma como director de fotografía adicional, aunque no hay rastro de su estilo ni en un solo fotograma del film. Quien sabe si su contribución fue parte de la media hora de metraje que los ejecutivos del estudio –por lo visto- demandaron suprimir tras una serie de fallidos pases de prueba del film.

Título en España: Top Secret!
Año de Producción: 1984
Directores: David Zucker, Jim Abrahams, Jerry Zucker
Director de Fotografía: Christopher Challis, BSC
Ópticas: Panavision Esféricas
Formato y Relación de Aspecto: 35mm esférico, 1.85:1
Otros: fotografía adicional de Allen Daviau, ASC

Vista en HDTV

¿Te ha gustado esta reseña? ¡Siguenos en Facebook!

© Harmonica Rental & Cinema/Ignacio Aguilar, 2018.