Papillon (2017)

Segunda adaptación cinematográfica de la novela homónima de Henri Charrière, llevada al cine previamente en la famosa versión a cargo de Franklin J. Schaffner, con Steve McQueen y Dustin Hoffman en los papeles principales. En esta ocasión, Charlie Hunnam y Rami Malek llevan el peso de una narrativa casi idéntica al del film de Schaffner, hasta tal punto que el guión de Aaron Guzikowski (“Prisoners”) acredita incluso a los guionistas de la versión de 1973, Dalton Trumbo y Lorenzo Semplé, Jr. La mayor diferencia narrativa radica en el arranque del film, que muestra al personaje principal en París y su vida antes de ser deportado a la Guayana Francesa como preso, pues el resto se limita a reiterar pasajes del libro de Charrière o de la adaptación previa, que modificaba muchos pasajes del libro para conseguir abarcarlo en la duración de un largometraje. En manos del danés Michael Noer, todo o casi todo está al menos un punto por debajo que en el film original, aunque si nos olvidamos de aquél, esta nueva versión funciona incluso mejor de lo esperado en casi todos los apartados, aunque deja la duda de por qué adaptar el film original en una nueva película, cuando lo que realmente se podría haber realizado era una miniserie siguiendo el texto de Charrière y con una duración que, sin las limitaciones de la exhibición cinematográfica, hubiera posibilitado ser mucho más fiel al mismo.

El director de fotografía es el alemán Hagen Bogdanski [BVK], sin duda conocido sobre todo por el gran público por su extraordinaria labor a las órdenes de Florian Henckel Von Donnersmarck en su ya clásica “Das Leben Den Anderen”, también conocida como “The Lives of Others” (Oscar a la mejor película extranjera en 2006). Curiosamente, aunque Donnersmarck y Bogdanski ya habían colaborado previamente, hasta la fecha no han vuelto a hacerlo al menos en cine, ya que los dos siguientes y únicos largometrajes del realizador desde entonces (la fallida “The Tourist” y “Werk Onhe Autor”, pendiente de estreno en el momento de escribir estas líneas) fueron fotografiados por nombres importantes de la industria norteamericana como John Seale y Caleb Deschanel, respectivamente, incluso a pesar que la segunda es una película alemana rodada íntegramente con equipo alemán. Bogdanski destacó mucho posteriormente con “The Young Victoria” (Jean-Marc Vallée, 2009) y probó fortuna en los EEUU de la mano de Jodie Foster con “The Beaver” (2011), aunque ha trabajado más en Alemania, aunque en producciones importantes como la adaptación de la novela de Noah Gordon “The Physician”.

A pesar que la película de Schaffner (“Papillon“, 1973) fue un film producido de forma independiente y que estuvo plagado de problemas de producción, lo cierto es que fue rodado en vistosas localizaciones en España, Jamaica y Maui, con diseño de producción de Anthony Masters (“2001: A Space Odyssey”) y un abultado presupuesto que luce bien en pantalla (incluso, en cierto modo, la anticuada fotografía de Fred Koenekamp le va bien a la historia). En esta ocasión, las limitaciones presupuestarias han obligado a que un film que se desarrolla casi íntegramente en la Guayana Francesa o las costas frente a Venezuela y Colombia, haya sido rodado en Serbia y Malta. Ello hace que geográficamente la película ya luzca de por sí muy diferente a la de Schaffner, con escenarios que, aunque a lo mejor se parezcan a los reales (cosa que desconocemos pero que despierta serias dudas) lo cierto es que resultan chocantes para los conocedores de la versión con McQueen y Hoffman. También, determinadas escenas que en la película original se desarrollan en exteriores, aquí se han llevado a interiores, en un evidente intento de simplificar la logística de llevar a la pantalla la compleja novela de Charrière.

Ése es el mayor problema estético de la película, aunque ya de por sí es bastante grave, ya que por lo demás Bogdanski y el realizador Michael Noer llevan a cabo un trabajo que jamás trata de emular a Schaffner y a Koenekamp, al menos en lo estético. Es un film este de 2017 rodado aparentemente, en su mayoría, con dos cámaras y un fuerte predominio de la cámara en mano o al hombro, lo cual ya supone una seria contraposición al estilo clásico de puesta en escena de la anterior versión. Bogdanski hace una luz muy contrastada y fría, a veces quizá incluso en demasía teniendo en cuenta en qué localizaciones se supone que se desarrolla la historia, pero su aspecto naturalista y moderno está bien realizado, como cabía esperar de su autor. No hay inspiración eso sí y determinados pasajes lucen demasiado televisivos, no en sentido peyorativo como se empleaba el término antaño, sino porque la labor de Bogdanski es parecida al estilo que actualmente está de moda en este medio. Además, en este aspecto, la decisión de rodar el film en formato HD (con la Arri Alexa SXT y Mini, así como con lentes Ultra Prime) hace que el aspecto sea aún más contemporáneo y, precisamente, casi deudor de las mejores series de estos momentos.

Los resultados, por lo tanto, son algo extraños: de un lado, el propio guión sigue absolutamente la estela de la versión de 1973 (algo más raro aún, ya que era una adaptación muy libre de la novela), pero por el otro, Noer y Bogdanski hacen justo lo contrario con la puesta en escena, de modo que esta nueva versión a veces ofrece sentimientos contrapuestos, porque no está mal en sí misma, pero colisiona en exceso a nivel de estilo con la versión anterior, especialmente cuando se tiene en cuenta que su texto es prácticamente el mismo. Quizá, en el caso de haber podido competir con localizaciones similares, la comparativa sería más justa, pero teniendo en cuenta que Noer y Bogdanski partían con dicha desventaja, además de la llegar a tratar el mismo tema casi 45 años después, es lógico que para todos los que conozcan la versión previa esta segunda sea muy parecida en todo al tiempo que inferior en casi todo, aunque es muy probable que siendo una versión tan poco original, la misma resulte satisfactoria a todos aquéllos que se aproximen a la historia por vez primera y especialmente a aquéllos que prefieran una narrativa moderna por encima del clasicismo –incluso ya en el momento de su estreno- de la versión inmortalizada por el gran Steve McQueen en el rol de Henri Charrière.

Título en España: Papillon
Año de Producción: 2017
Director: Michael Noer
Director de Fotografía: Hagen Bogdanski, BVK
Ópticas: Zeiss Ultra Prime
Formato y Relación de Aspecto: Arri Alexa, 2.4:1

Vista en Blu-ray

¿Te ha gustado esta reseña? ¡Siguenos en Facebook!

© Harmonica Rental & Cinema/Ignacio Aguilar, 2018.