Jack Reacher

Adaptación cinematográfica de un libro de Lee Child, producida por Tom Cruise, quien a su vez la utiliza como su clásico vehículo de lucimiento en el que interpreta a un antiguo militar que es reclamado para solucionar un extraño caso con cinco asesinatos a manos de un francotirador. El realizador alemán Werner Herzog interpreta al villano de la función, mientras que Rosamund Pike, Richard Jenkins y Robert Duvall secundan a Cruise en una película algo descafeinada, demasiado larga y que, aunque se deja ver bastante bien, no aporta nada en absoluto a la carrera de ninguno de sus partícipes, incluyendo la de su director, el guionista Christopher McQuarrie (“The Usual Suspects”, “Valkyrie”), en su segundo trabajo detrás de las cámaras.

El director de fotografía es el veterano norteamericano Caleb Deschanel [ASC], cinco veces nominado al Oscar y en cuya carrera se encuentran títulos absolutamente memorables en el apartado visual como “The Black Stallion”, “Being There”, “The Right Stuff”, “The Natural”, “Fly Away Home”, “The Patriot” o “The Passion of the Christ”, en una carrera que se inició en el mundo del cine como ayudante de Gordon Willis y posteriormente dentro del equipo de Coppola en Zoetrope, productora para la que rodó tomas adicionales de “Apocalypse Now” y con la que debutó en la dirección con “The Escape Artist”, antes de tomarse un retiro voluntario de la dirección de fotografía de casi diez años, desde 1985 a 1994. Aunque en sus inicios el estilo de Deschanel se caracterizaba por su manejo y recreación de la luz natural, poco a poco fue consagrándose como un operador capaz no solo de utilizar muy bien la luz disponible para crear bonitos efectos estéticos, sino como un especialista en embellecer sus localizaciones e incluso a sus actores a través de la luz artificial, como demuestra su obra más rica y madura, “The Patriot”, en la que hizo que la película de Roland Emmerich tuviera una elegancia, gusto, vistosidad y clasicismo que desde luego no merecía. Sin embargo, desde poco tiempo después, salvo algunas excepciones, sus trabajos han ido decayendo notablemente en interés, como si Deschanel hubiera perdido las ganas de probar nuevas técnicas y estilos, aportando solo su oficio y muy poco de su enorme talento a proyectos en los que, todo hay que decirlo, por sus características e intereses, tampoco puede dar lo mejor de sí mismo.

“Jack Reacher” desgraciadamente no es una excepción y, en lugar de apreciarse la clase de Deschanel, una vez más éste sólo ofrece destellos de la misma en un film rodado principalmente en localizaciones mundanas del estado de Pennsylvania –con diseños de Jim Bissell- que supone su vuelta al soporte fotoquímico y al formato panorámico anamórfico, después de haber rodado sus dos anteriores trabajos (“Killer Joe” y “Abraham Lincoln Vampire Hunter”) en HD con la Arri Alexa. El rodaje en celuloide aporta a las imágenes una textura orgánica, colores más suaves, así como una una fina capa de grano que se ajusta bien a unas imágenes que, lejos de querer aparentar que acompañar a un thriller de alta tecnología -algo a lo que “Jack Reacher” renuncia de forma expresa-, recuerdan más bien al estilo del cine de acción de los 80 y los 90.

La iluminación de Deschanel dista mucho de ser naturalista, con abundantes haces de luz dura entrando por las ventanas en las escenas diurnas y algunas fuentes integradas en los decorados en las nocturnas, pero sin que en ningún momento éstas tengan pretensión alguna de iluminar realmente las estancias. Sorprende si acaso que, en todo momento, al menos sobre Cruise y Rosamund Pike, el director de fotografía emplea casi siempre una luz frontal que evita cualquier atisbo de sombras sobre sus rostros, lo cual resta contraste a las imágenes y, por tanto atractivo, además que sobre Cruise –que empieza a estar mayor para este tipo de papeles- el efecto no hace sino realzar la extraña textura de su piel una vez superados los 50. Por lo tanto, son los exteriores nocturnos los que resultan más interesantes, con los clásicos tonos azulados que caracterizan a Deschanel, siendo especialmente destacable el de la localización en que se presenta a Werner Herzog a contraluz, puesto que el final de la película, aunque está muy bien resuelto, deja la sensación de pecar de un exceso de luz.

El trabajo de cámara de McQuarrie es más bien vulgar y carente de inspiración, sin que la puesta en escena de la película resulte destacable en absoluto. Por lo tanto, el resultado global del conjunto es vistoso a ratos, porque en muchas secuencias el oficio le sirve a Deschanel para destacar, pero en general no pasa del simple aprobado, teniendo en cuenta la abundancia de medios de la producción y el inmenso talento y personalidad mostrados por su operador en el pasado, que pone de manifiesto que si quiere recuperar su mejor nivel deberá elegir sus proyectos teniendo en cuenta más sus valores artísticos que comerciales.

Título en España: Jack Reacher
Año de Producción: 2012
Director: Christopher McQuarrie
Director de Fotografía: Caleb Deschanel, ASC
Ópticas: C, E y G Series de Panavision
Emulsión: Kodak 5213 (200T) y 5219 (500T)
Formato y Relación de Aspecto: 35mm anamórfico (Panavision), 2.4:1
Otros: 2K Digital Intermediate

Vista en DCP

© Harmonica Rental & Cinema/Ignacio Aguilar, 2013.