Birth

Segundo trabajo cinematográfico de Jonathan Glazer, escrito por el mismo junto a Jean-Claude Carriére y Milo Addica, que parte de una situación tan extraña como inquietante: una mujer (Nicole Kidman) cuyo marido falleció realizando deporte en Central Park (Nueva York) recibe la visita de un niño (Cameron Bright) el mismo día en que se anuncia su nuevo compromiso de boda (con Danny Huston). El niño, sin vacilar en absoluto, le indica a la mujer que él es su antiguo esposo, reencarnado. Con una frialdad absoluta y referencias por doquier a Kubrick, el director británico extrae un gran trabajo de Kidman y filma una obra muy sólida, sugerente y de un gran interés, que quizá no conecte tanto con el espectador a nivel emocional como cabría esperar tras su espectacular arranque, lo que sin duda ha hecho que algo más de diez años después de su estreno, para bien o para mal, “Birth” se haya convertido en una película de culto en lugar del clásico popular que podría haber sido. Lauren Bacall, Arliss Howard, Peter Stormare o Anne Heche completan el reparto.

birth-01

El director de fotografía fue el neoyorquino Harris Savides [ASC], el cual firmó aquí uno de sus trabajos más personales y emblemáticos. Savides comenzó su carrera como fotógrafo de modas, para posteriormente dar el salto a la grabación de vídeos musicales y la publicidad, mundo en el que trabajó por ejemplo con David Fincher, que le hizo debutar en cine al confiarle las jornadas de fotografía adicional de “Se7en” (1995). Tras este título, Savides rodó “Heaven’s Prisioners” (Phil Joanou, 1996) y después vendrían películas como “The Game” (David Fincher, 1997), “The Yards” (James Gray, 2000) o sus trabajos para Gus Van Sant, como “Gerry” (2002), “Elephant” (2003), “The Last Days” (2005) o “Milk” (2008), mientras tuvo tiempo para trabajar con Woody Allen en “Whatever Works” (2006), Ridley Scott en “American Gangster” (2007), Sofia Coppola en “Somewhere” (2010) o de repetir con Fincher en “Zodiac” (2007). Savides falleció en el año 2012, tras una larga enfermedad, a los 55 años de edad.

birth-03

La imagen de “Birth”, como casi toda la obra de Savides, se caracteriza por su gran riesgo y personalidad. Como muchos de sus trabajos, está rodado empleando medios sencillos, un juego de ópticas vintage (los Bausch & Lomb Super Baltar, los clásicos del cine americano aparecidos en los años 50), un zoom que se utiliza como zoom propiamente dicho –sobre todo para realizar acercamientos en mitad de las tomas, con uno espectacular y sostenido sobre Kidman en un teatro, desde general a primer plano- y un estilo de iluminación simple y directo, sobre el que Savides emplea su técnica predilecta: la subexposición. En el caso concreto de “Birth”, la película está iluminada de forma absolutamente cenital, con aparatos filtrados a través de una seda ubicada en la parte superior del decorado, la cual ejerce de difusor y hace que la luz se vuelva amarillenta. Savides completa el efecto con algunas lámparas algo sobreexpuestas repartidas por el decorado, pero no le importa en absoluto que su luz, de forma no muy disimulada, proceda desde arriba, o que ésta, inunde las paredes de forma muy apreciable.

birth-02

Ello hace que toda la película tenga una apariencia muy cálida, así como que al proceder la luz desde arriba, los ojos de los actores, con mucha frecuencia, apenas sean discernibles. Para evitarlo, a veces introduce Savides una luz puntual directa sobre los mismos, produciendo un leve brillo en las pupilas, que de otra manera lucirían absolutamente negras al igual que las cuencas de los ojos, incluso las de Nicole Kidman. En algunas ocasiones, Savides prescinde de la luz cenital en los interiores, como en las escenas en los dormitorios, dejando que en este caso sí que sean las lámparas integradas y un leve relleno los que ejecuten el trabajo de iluminación. Se dice que Savides subexpuso todo el material al menos dos diafragmas, y que incluso empleó la técnica del subrevelado de otros dos diafragmas combinándola con la subexposición –lo que realmente haría que la película estuviera subexpuesta cuatro diafragmas- pero ello no parece ser el caso, al menos en el visionado en HDTV. Parece, eso sí, un negativo muy poco denso, subexpuesto en rodaje y subido al positivar para recuperar una claridad y brillo normales, con negros muy endebles y muy poco contraste, con un grano ciertamente presente, pero en ningún caso tan subexpuesto.

birth-04

En los exteriores, rodados en la época invernal de Nueva York, el aspecto es muy frío y desolado, con un leve velo en la imagen fruto de las imperfecciones del material antirreflectante de los Super Baltar, que muestran cualidades similares a los antiguos (y ahora de moda) Cooke Speed Panchro desde la misma escena inicial de la película, un plano secuencia por Central Park al ritmo de la excelente banda sonora de Alexandre Desplat. Por el modo en que está concebida, rodada e iluminada, “Birth” desde luego es una obra muy especial, aunque su estética, frialdad e intenciones –que atrapan a muchos espectadores- la distancien de forma preconcebida de un número aún mayor de los mismos.

Título en España: Reencarnación
Año de Producción: 2004
Director: Jonathan Glazer
Director de Fotografía: Harris Savides, ASC
Ópticas: Bausch & Lomb Super Baltar
Emulsión: Kodak 5218 (500T)
Formato y Relación de Aspecto: 35mm esférico, 1.85:1

Vista en HDTV

© Harmonica Rental & Cinema/Ignacio Aguilar, 2015.