Return of the Jedi

Cierre de la trilogía original de “Star Wars”, que retoma la acción justo tras los acontecimientos de “The Empire Strikes Back”: tras rescatar a Han Solo (Harrison Ford) de las garras de Jabba, Luke Skywalker (Mark Hamill) debe enfrentarse definitivamente a Darth Vader (James Earl Jones), mientras que su amigo, junto con la Princesa Leia (Carrie Fisher) y un grupo de pequeños seres peludos (los Ewoks), tratan de desconectar en la luna de Endor el escudo protector que posibilitaría la destrucción de la nueva Estrella de la Muerte. Tras el desfase presupuestario de “The Empire Strikes Back”, cuyo tono oscuro también hizo de ella una cinta menos comercial que su antecesora, George Lucas buscó un nuevo productor y se implicó mucho más –tanto en rodaje como en la escritura, alcanzando el crédito de guionista junto a Lawrence Kasdan- en una producción que, desgraciadamente, vuelve a apostar por el tono ligero de la primera película, descartando la oscuriedad e intensidad dramática de la segunda, aunque sin la frescura de ninguna de sus predecesoras. De este modo “ Return of the Jedi” no sólo es el capítulo más pobre de la trilogía original, sino que incluso fomenta la sospecha de que, en este punto de su carrera, Lucas ya estaba mucho más interesado en el merchandising generado por sus películas que en la calidad de las mismas.

El realizador escogido por Lucas –que se dice que ofreció el film a David Lynch, quien lo rechazó para filmar su versión de “Dune”- fue el galés Richard Marquand, un hombre de corta carrera y prematuro fallecimiento que, según la leyenda, tuvo muchos problemas e interferencias creativas durante la producción. Su director de fotografía fue el británico Alan Hume [BSC], que ya había rodado las dos películas anteriores del realizador, entre ellas, la exitosa adaptación de una novela de Ken Follett, titulada en cine “The Eye of the Needle” (1981). Hume fue un operador cuya primera mitad de su larga carrera fue más bien oscura -solo destacan títulos como “Dr. Terror’s House of Horrors” (1965), “Zeppelin” (1971) o “Legend of Hell House” (1972)- hasta que se hizo cargo de una de las segundas unidades de “The Spy Who Loved Me” para John Glen en 1977 y eso le sitúo como director de fotografía de tres títulos de la serie Bond cuando Glen asumió la dirección de la misma en 1981 con “For Your Eyes Only”. Con una orientación mucho más comercial que artística, “Runaway Train” (1985) es el punto culminante de la carrera de Hume, que en los 80 completó su filmografía con obras como “Supergirl” (1984), “Lifeforce” (1985) o “A Fish Called Wanda” (1988), antes de su retiro a principios de los 90.

La fotografía de “Return of the Jedi” evidencia, desde todos los niveles que la afectan (incluido el diseño de producción y los efectos visuales) un interés menor por obtener un trabajo de calidad que “The Empire Strikes Back”. El diseño no resulta tan novedoso como en las dos primeras entregas, y mucho menos tan inspirado, mientras que los efectos de Industrial Light & Magic evidencian muchos planos defectuosos y mal ejecutados, como por el ejemplo todas las persecuciones en los bosques. Hume además era un operador mucho menos moderno que Peter Suschitzky, de modo que, aunque algunas secuencias continúan haciendo uso de las luces integradas en los decorados interiores, el estilo de una única y gran fuente de luz suave y luz difusa sobre los actores de la película anterior es aparcado casi por completo, siendo de nuevo sustituido por luces duras y directas no sólo en los interiores, sino también como luz de relleno en los exteriores del bosque. Solo algunos instantes en los que Hume emplea haces de luz con humo tienen cierto interés, pues se trata de un trabajo rutinario en su mayor parte, sin un atisbo de la perfección e inspiración de Suschitzky en “The Empire Strikes Back” (basta con comparar las escenas de ambos filmes en que aparece Yoda para apreciar las diferencias técnicas y estilísticas), o incluso de la solvencia técnica, clasicismo y oficio de Gilbert Taylor en “Star Wars”.

La producción sustituyó los equipos Panavision de las dos entregas anteriores por las entonces novedosas ópticas Cooke Xtal Express y cámaras Arri, rodando en el formato 35mm anamórfico J-D-C Scope, con similares resultados. Pero Hume también utilizó un zoom como focal variable durante gran parte del film –casi todos los exteriores del bosque y algunos interiores- y en todas esas escenas sí es apreciable el inferior rendimiento óptico con respecto a las series fijas de Panavision y J-D-C de la época. Además, las escenas del bosque –y puede que algún interior- se rodaron en la primera emulsión de alta sensibilidad (5293, 250 ASA) fabricada por Kodak, aparecida en 1982 y cuyo grano, densidad y limpieza de negros e incluso contraste eran muy inferiores a la tradicional 5247 que había dominado el mercado hasta aquél momento. Y como Gilbert Taylor en “Star Wars”, Hume utilizó filtros difusores esporádicamente –se aprecian claramente en la escena en que C3PO y R2D2 se encuentran ante la puerta del palacio de Jabba- de modo que la textura, nitidez y contraste del film tampoco es del todo consistente en este aspecto.

La leyenda dice, además, que el operador de cámara y futuro director de fotografía Alec Mills [BSC] (“The Living Daylights”, “License to Kill”, “Christopher Columbus: the Discovery”) se hizo cargo de las últimas semanas de filmación tras la renuncia de Hume, como consecuencia del trato que los productores al realizador Richard Marquand. A pesar de su irregular trabajo, el equipo de ILM comandado por Richard Edlund [ASC], Dennis Muren [ASC], Ken Ralston y Phil Tippett se alzó con la estatuilla –como los dos equipos precedentes- a los efectos visuales; efectos que, como en el caso de “Star Wars” y “The Empire Strikes Back”, fueron alterados, sustituidos y modificados por George Lucas en las ediciones de 1997 y 2004, que también incluyen cambios dedicados a eliminar el efecto de los filtros difusores, aumentar el contraste y la saturación de la imagen, eliminando los tonos más apastelados de las copias originales. Y como infamia final, además de un deleznable número con los Ewoks, Lucas tuvo el atrevimiento de sustituir el rostro del actor que interpretó a Darth Vader como “humano” (Sebastian Shaw) por el de Hayden Christensen, que encarnó el rol para Lucas en la segunda y tercera película de su nueva trilogía.

Título en España: El Retorno del Jedi
Año de Producción: 1983
Director: Richard Marquand
Director de Fotografía: Alan Hume, BSC
Ópticas: Cooke Xtal Express, Cooke Zooms
Emulsión: Kodak 5247 (100T) y 5293 (250T)
Formato y Relación de Aspecto: 35mm anamórfico (J-D-C Scope), 2.4:1
Otros: efectos especiales fotográficos rodados en VistaVision. Fotografía adicional de James Glennon [ASC] y Jack Lowin. Robert Elswit [ASC] y el realizador David Fincher participaron en el equipo de cámara de ILM.

Vista en 35mm y HDTV

© Harmonica Rental & Cinema/Ignacio Aguilar, 2013.