Maleficent Jun05

Tags

Related Posts

Share This

Maleficent

Novedosa adaptación del cuento clásico de Perrault, a su vez también basado en “Sleeping Beauty” (1959), que en esta ocasión está narrada desde la perspectiva opuesta: la del personaje de Maléfica (Angelina Jolie), aquí un hada traicionada por el futuro Rey, lo que hace que la maldición que ejecuta sobre la hija de éste cobre una nueva perspectiva. En manos del diseñador de producción de “Avatar” (James Cameron, 2009) y “Alice in Wonderland” (Tim Burton, 2010), “Maleficent” es un espectáculo rodado exclusivamente al servicio de Angelina Jolie, muy bien caracterizada en el rol principal, en el que más allá de la lograda recreación en imagen real/digital del mismo mundo de la película animada de Disney, existe un claro problema en el tono narrativo y en las intenciones del film, que no terminan de encajar bien con el cuento original. Elle Fanning, Sharlto Copley, Juno Temple o Sam Riley son otros rostros que figuran en el reparto a la sombra de Jolie.

El director de fotografía es el veterano australiano Dean Semler [ASC, ACS], el que en su día fuera ganador de un Oscar por un espectáculo de corte muy diferente: “Dances With Wolves” (Kevin Costner, 1990). Su primer título importante, después de haber rodado documentales, fue la secuela de “Mad Max”, “The Road Warrior” (George Miller, 1981), en la que mostró sus grandes dotes para el rodaje en exteriores, que se confirmarían en títulos como “Dead Calm” (Philip Noyce, 1988) o “Waterworld” (Kevin Reynolds, 1994), además del citado título de Costner. Desde entonces, Semler ha sido siempre un operador de corte más industrial que artístico, especializado en productos de acción de primera línea y comedias románticas, sin que haya mostrado su mejor nivel salvo en excepciones como “Apocalypto” (Mel Gibson, 2006) o “Appaloosa” (Ed Harris, 2008), casi siempre, como se puede apreciar, en producciones con grandes escenas exteriores. Director ocasional, también fue de los operadores pioneros en utilizar la HD en Hollywood, especialmente con la cámara Genesis de Panavision, que ha usado hasta que ha quedado obsoleta por completo.

En el caso de “Maleficent”, Semler ya ha optado por la Arri Alexa con el grabador Codex en formato ArriRaw (2.8K), rindiéndose a la evidencia, aunque manteniéndose fiel a Panavision al menos en cuanto a sus clásicas ópticas Primo. Pero como hemos visto, Semler es una elección extraña para un título rodado principalmente en estudio, por lo que su presencia aquí parece responder a que había sido el operador de Jolie en su debut en la dirección (“In The Land of Blood and Honey”, 2011). En cualquier caso, “Maleficent” es uno de esos muchos casos actuales en los que el operador no es sino un técnico más en la interminable lista de personas que influyen en el acabado visual de este tipo de productos.

Ello se debe a que se trata de una película que, como decíamos, contiene un elevadísimo número de efectos visuales y de decorados interiores construidos parcialmente, tanto para que simulen ser exteriores como interiores, pero siempre confiando en el departamento de efectos visuales para completar las imágenes creadas en el set. Así pues, en “Maleficent” hay muy pocas imágenes que estén rodadas y aparezcan en pantalla de forma más o menos “directa”, y sí una enorme predominancia de aquéllas en las que las modernas técnicas de efectos digitales toman las riendas de la función.

Por ello, la labor más importante de Semler seguramente haya sido la de proporcionar a este equipo de técnicos de efectos visuales las imágenes de base necesarias para ejecutar y completar su trabajo, así como elegir los mejores ángulos de Angelina Jolie de cara a mostrarla lo más atractiva o amenazadora posible en pantalla, en función de las necesidades. En este sentido, una de las sensaciones que más se repiten viendo la proyección es la de la utilización (voluntaria) de la esposa de Brad Pitt como un continuo “pack-shot” a lo largo de 90 minutos, como si cada una de las tomas en que aparece –y son muchas- tuvieran una pretensión excesivamente icónica, o bien un cierto aroma de que se la vende como quien muestra al producto en un anuncio publicitario.

Semler realiza bien su trabajo cuando puede (generalmente algunos interiores de los castillos, o de la casa del bosque), con una iluminación muy atmosférica que incluye mucho humo, haces de luz entrando a través de las ventanas y antorchas que justifican el tono dorado de algunas de estas escenas. Pero el conjunto, que luce mucho y bien, no puede escapar a esa apariencia general digital indisimulada, por mucho que el australiano se esfuerce en conseguir un puñado de escenas artesanales y de la vieja escuela en mitad de una sinfonía de la más moderna post-producción.

Título en España: Maléfica
Año de Producción: 2014
Director: Robert Stromberg
Director de Fotografía: Dean Semler, ASC, ACS
Ópticas: Panavision Primo
Formato y Relación de Aspecto: Arri Alexa (ArriRaw, 2.8K), 2.4:1

Vista en DCP

© Harmonica Rental & Cinema/Ignacio Aguilar, 2014.