Her

En un futuro próximo, un hombre recientemente separado de su esposa (Joaquin Phoenix) vive sólo en su apartamento y acude cada día a su trabajo, el cual consiste en redactar emotivas cartas para otras personas. En su soledad diaria, utiliza el teléfono erótico y los videojuegos para tratar de encontrar emociones, hasta que encuentra un nuevo sistema operativo con voz de mujer (Scarlett Johansson), con el que inicia una relación muy particular. Rooney Mara, como la ex-mujer, Olivia Wilde, en un papel muy breve y Amy Adams, como la amiga más cercana del personaje principal, completan el reparto de un film generalmente inventivo e ingenioso, pero con claras reminiscencias tanto de “Lost in Translation” como de “2001“, en el que Joaquin Phoenix refleja a la perfección las emociones del protagonista trasladando muy bien el mensaje global de deshumanización y aislamiento fruto de los avances cibernéticos, pero que, en su conjunto, está quizá demasiado estirado, lo que le resta efectividad por reiteración e impide un mayor éxito de la propuesta.

Todos los anteriores trabajos de Spike Jonze habían sido rodados por el mismo director de fotografía, el norteamericano Lance Acord [ASC] (“Lost In Translation”, “Marie Antoinette”), quien parece ser que no se encontraba disponible en el momento de la filmación y su labor en el film ha sido la de rodar algunas tomas adicionales. Acord es un operador conocido por sus planteamientos minimalistas, ya que siempre trabaja con poca luz y dentro de un estilo sencillo y natural y, para sustituirlo, el realizador ha acudido a un hombre de planteamientos muy similares, solo que de raíces eminentemente europeas, el holandés, nacido en Suiza y afincado en Suecia, Hoyte Van Hoytema [FSF, NSC]. Van Hoytema, nacido en 1971, saltó a la fama junto a Tomas Alfredson por su fotografía para “Låt den rätte komma in” (“Let The Right One In”, 2008). Repitió con Alfredson con su memorable trabajo en “Tinker Tailor Soldier Spy” (2011) y ya antes había dado su salto a los EEUU con “The Fighter” (David O. Russell, 2010). Después del título que nos ocupa, se ha hecho cargo de sustituir a Wally Pfister como el director de fotografía de Christopher Nolan en “Interstellar” (2014), no sin antes dar una nueva muestra de su estilo en la notable “Call Girl” (Mikael Marcimain, 2012).

En “Her”, Van Hoytema y Jonze se valen de un notable diseño de producción de K.K. Barrett que ilustra muy bien un futuro cercano y muy verosímil, pero dominado por la técnica. Pero sobre todo, lo que destaca de su aspecto visual son una serie de decisiones técnicas que influyen de forma decisiva en su estética. La primera de ellas, por primera vez en la carrera de Van Hoytema, es la renuncia a la adquisición fotoquímica, sustituida aquí por la digital con la cámara Arri Alexa, en formato Arriraw. La Alexa es una cámara que, entre otras características, como pueda ser su imagen fílmica, destaca por su capacidad para trabajar con una alta sensibilidad (entre 800-1600 ASA) con un nivel de ruido más que aceptable. Pero es que además, Van Hoytema la utiliza durante gran parte de la película en conjunción con uno de sus juegos de ópticas predilectos, las Zeiss Superspeed 1.3, además a grandes aperturas de diafraga, lo cual le ha permitido rodar con niveles de luz extraordinariamente bajos gran parte de las secuencias del film. Para algunos flashbacks, ha recurrido a ópticas Cooke Speed Panchro sin sus elementos anti-reflectantes, para crear un aspecto lechoso y lavado, e incluso a una óptica que se rumorea que es la misma unidad que usaron en Suecia Ingmar Bergman y Sven Nykvist durante los 70, el zoom Canon 25-120mm (T/2.8), de la serie K35, por sus muy especiales flares. Todas estas decisiones, además, tienen como consecuencia que la imagen de la película es más suave que si se hubiera rodado con ópticas modernas.

El aspecto en sí, a pesar de acumular muchos valores estéticos y de ser muy consistente, está caracterizado por esa sencillez con la que trabaja Van Hoytema, muy similar a la del propio Lance Acord en “Lost In Translation”. El look de las imágenes es de un contraste bajo, sin que los negros sean excesivamente profundos ni las altas luces alcancen notables grados de sobreexposición, e incluso el color aparece con frecuencia apagado y no muy saturado. Pero lo que más llama la atención, como consecuencia de las citadas elecciones técnicas, son las múltiples escenas nocturnas en el apartamento de Joaquin Phoenix, en las que se puede ver perfectamente las luces y edificios de la ciudad a través de las ventanas y se mantienen niveles ínfimos en el interior del propio apartamento, a veces con pequeños paneles LED aumentando ligeramente la luz de ambiente o incluso como luz principal del propio actor. El efecto, a veces, es de una noche algo translúcida, pero por lo general resulta muy verosímil y, sobre todo, muy estética.

El resto del film, en cuanto a la luz, generalmente utiliza muy poca luz adicional en las localizaciones, siguiendo el tradicional planteamiento de emplear la luz disponible en las mismas y, sólo cuando no es posible rodar o la luz existente es del todo inadecuada para el rodaje cinematográfico, se modifica la misma, pero siempre dentro de los citados parámetros de sencillez, dejando que la estética recaiga más bien en la elección de las localizaciones de aspecto futurista. Quizá por eso destaquen más los flashbacks que revive el personaje de Joaquin Phoenix (los rodados con lentes Cooke S2/S3), que sucumben a la moda estética de mostrar imágenes muy cremosas, de muy bajo contraste y muy desaturadas, muy similares a las que precisamente se obtiene de una cámara como la Alexa antes de etalonar.

Por ello, aunque el conjunto está muy bien realizado a nivel técnico –excepto algunos fuera de foco muy evidentes, fruto de rodar a máxima apertura de diafragma con cámara y actores en movimiento- y consigue una estética muy particular, orgánica pero algo aséptica al mismo tiempo, quizá deje un excesivo poso de haber asistido a una proyección que, sin caer en el artificio, sí que busca demasiados efectos estéticos, a veces comprometiendo la coherencia del conjunto, lo que no impide que en este aspecto deje por el camino muchas imágenes sugerentes y algunas memorables.

Título en España: Her
Año de Producción: 2013
Director: Spike Jonze
Director de Fotografía: Hoyte Van Hoytema, FSF, NSC
Ópticas: Zeiss Superspeed, Cooke Speed Panchros, Canon K35 Zoom
Formato y Relación de Aspecto: Arri Alexa (Arriraw, 2.8K), 1.85:1
Otros: fotografía adicional de Lance Acord, ASC. Segunda unidad de Wyatt Troll y Eduard Grau.

Vista en DCP

© Harmonica Rental & Cinema/Ignacio Aguilar, 2014.