Guía de Ópticas de Cine (V): Juegos de Lentes Anamórficas

NOVEDAD JULIO 2018: En Harmonica Rental tenemos disponible desde julio de 2018 el nuevo juego Orion Anamorphic de Atlas Lens Co., cuyas características y pruebas puedes ver haciendo click en este enlace.

Una vez comentadas las características del formato anamórfico (click en el enlace para ir al anterior artículo), pasamos a analizar los principales juegos de lentes anamórficas que existen en el mercado, haciendo especial énfasis en los que están disponibles en España a través de las distintas casas de alquiler:

1. Panavision

La empresa californiana lógicamente ocupa el lugar prominente en cuanto a ópticas anamórficas, por haber sido durante muchos años el fabricante más importante de las mismas, así como el mayor impulsor del formato desde que sus diseños hicieron obsoletas a las lentes originales del CinemaScope en la década de los 60. Desde entonces, salvo excepciones en que el crédito se ha utilizado incorrectamente, la frase “Filmed in Panavision” ha significado la utilización de las lentes Panavision, en cualquiera de sus series. Una particularidad con respecto a esta empresa es que no vende sus productos, sino que sólo los alquila a través de sus diferentes sedes o representantes a nivel mundial, además que llevan una montura especial (PV), de modo que únicamente pueden emplearse en cámaras Panavision o con la montura modificada para hacer uso de la misma. De más antiguas a modernas:

C Series: La serie clásica de ópticas Panavision, ya que lleva en el mercado desde la década de los 60. Como todas las lentes anamórficas de la época, las “C Series” no parten de diseños específicos, sino que utilizaron juegos o lentes esféricas individuales pre-existentes (el llamado “elemento primario”) a los que, a través de una nueva construcción o rehousing, se les añadió un elemento cilíndrico frontal anamorfizador (x2) para convertir las lentes esféricas en lentes anamórficas. Ello supone que, como son lentes creadas a partir de otras lentes, su rendimiento puede variar mucho de una focal a otra del mismo juego, o entre focales idénticas de juegos diferentes. Se dice que parte de las focales (40, 50, 75 y 100mm) utilizaron lentes Cooke Speed Panchro como elemento primario, pero en cualquier caso, la procedencia del cristal de las “C Series” es diverso, incluyendo fabricantes como Minolta, Pentax y Zeiss, con algunas focales introducidas muchos años después desde elementos diferentes.

Ópticamente, se la puede considerar una serie vintage, ya que proceden de elementos primarios antiguos. Por consiguiente, tienen las características de este tipo de cristal, con un contraste reducido y una nitidez inferior al de las series posteriores, con mayores distorsiones, además de una mayor predisposición a captar destellos o flares, en la forma de una línea azul horizontal, característica común a gran parte de las lentes anamórficas y, sobre todo, a las de Panavision (ver al respecto la anterior parte del artículo).

Físicamente, son ópticas anamórficas de un tamaño compacto y, aunque cada focal y cada juego pueden ser distintos, suelen tener pesos reducidos y alrededor de los 2kg de peso, por lo que son muy populares. En celuloide, solían emplearse siempre que era necesaria una cámara al hombro o Steadicam, pero en formatos digitales, además, son muy buscadas y son extremedamente populares por la forma en la que reducen la perfección y la nitidez de los sensores, introduciendo una mayor suavidad y un buen número de aberraciones que pueden hacer que la imagen parezca más “orgánica”.

High-SpeedSe trata de una serie aparecida en torno a 1976, para responder a la demanda de objetivos ultraluminosos en formato anamórfico (momento en el que tenían mucho éxito los Zeiss 1.4, Canon K35 o Ultra-Speed en la propia Panavision) para contrarrestar la escasa sensibilidad de las emulsiones de la época (100 ASA). Hay distintas versiones acerca de la procedencia de su cristal –como con las citadas Ultra-Speed, que podrían ser Zeiss, Canon o Nikon de foto fija adaptadas a cine- pero lo cierto es que forman una serie con aperturas de diafragma muy grandes (entre 1.6 y 1.1 en el 50mm).

No encuentran mucho uso en la actualidad, puesto que su rendimiento es inferior al del resto de las series y con los negativos o sensores digitales actuales, de gran sensibilidad, no suele ser necesario emplear aperturas tan grandes, en las que la profundidad de campo y la nitidez son muy reducidas. Además tampoco destacan por tener un tamaño compacto o un peso reducido, puesto que prácticamente duplican a las “C Series” en este último aspecto. Son ideales, eso sí, para fotografiar paisajes nocturnos con cámaras estáticas o muy poco movimiento, por su capacidad para registrar imágenes a niveles de intensidad de luz muy reducidos.

Panavision High Speed Anamorphic Lenses: “Heat” (1995)

E SeriesAparecida durante los años 80, la “E Series” tenía como principal reto mejorar el rendimiento óptico de las “C Series”, en una época en que los negativos no eran tan nítidos como los actuales y tampoco había sensores digitales, de modo que cierto tipo de producciones reclamaban lentes más nítidas y limpias. Para ello Panavision lanzó una nueva serie completa desde el 28mm hasta un 180mm, partiendo esta vez de diseños específicos y cristal Nikon, en lugar de “canibalizar” lentes pre-existentes para convertirlas al formato anamórfico, lo cual ya desde el punto de partida aseguraba una mayor consistencia entre focales y diferentes juegos, una cuestión muy importante cuando se rueda con multicámara, por ejemplo.

El peso y el tamaño aumentaron sensiblemente, aunque con muchas variaciones entre focales, desde los 4,5kg del 28mm hasta los 2,4kg del 75mm, con un peso que por lo general ronda los tres kilos. Aunque por lo general son más nítidas, algo más luminosas (T/2.0) y están mejor equilibradas que las “C Series”, uno de los problemas de esta serie es que las distancias mínimas de foco se ampliaron hasta un metro y medio, por lo que muchos operadores siguen prefiriendo las “C Series” y únicamente llevan el 180mm “E Series”, que sí enfoca más cerca que el correspondiente 180mm de la serie anterior.

PrimoLa serie “Primo” anamórfica apareció hacia 1990, poco tiempo después de la serie esférica, se dice que por la petición, entre otros, del director de fotografía Jan De Bont [ASC], uno de los máximos baluartes del formato anamórfico a finales de los años 80, primeros de los 90.

Como las “E Series”, son lentes “matcheadas” entre sí en cuanto a su reproducción de color, contraste, nitidez, etc. solo que a esto le añaden un rendimiento todavía superior, ofreciendo la mayor resolución de todas las lentes anamórficas de la compañía con la menor distorsión, de modo que son la elección clara si lo que se busca es una imagen limpia y tridimensional en formato anamórfico, algo que frecuentemente deseaban grandes superproducciones rodadas en exteriores y en celuloide, para emular un aspecto lo más posible al de los 65mm, optimizando la imagen en 35mm pero sin tener que duplicar los costes de negativo.

A pesar de ello, tienen varios inconvenientes que han hecho que en la actualidad no tengan tanto uso: el primero de ellos es que su peso es muy elevado, puesto que en función de la focal superan los 5kg y casi llegan a los 7kg. En segundo lugar, el rango de focales es algo corto (desde un 35mm a un 100mm), por lo que suele ser necesario complementarlas con los 135mm y 180mm “E Series”. Y finalmente, su distancia mínima de foco original no era óptima, de modo que Panavision lanzó posteriormente una nueva serie, los “Close Focus Primo”, que en las dos últimas focales mejoraban desde más de 1,3 metros a 75 centímetros.

G SeriesA mediados de la década de los 2000, Panavision empezó a detectar una demanda para utilizar sus “E Series” en una configuración mecánica de las “C Series”, por lo que Dan Sasaki procedió a modificar algunas lentes para Mauro Fiore [ASC] y Emmanuel Lubezki [ASC, AMC] en “The Island” y “The New World” (2005). Por ello aparecieron las “G Series” en 2006; se trata de una serie de un tamaño compacto y un peso muy similar a las “C Series”, de modo que también son ideales para rodar al hombro y Steadicam, pero eliminando parte de los “problemas” de aquéllas, es decir, el diferente rendimiento que ofrecen en función de cada focal de un mismo juego y entre las mismas focales de diferentes juegos.

Son las lentes menos luminosas de todo el catálogo de Panavision (T/2.6 en todo el juego), que vende su rendimiento óptico como equivalente al de las “E Series”, pero están encontrando una respuesta muy buena en el mercado no sólo como sucesoras de las “C Series”, sino complemento para las mismas. Como también, al igual que las Primo, su focal más larga es un 100mm, suele ser necesario añadir a las “G Series” las focales más teleobjetivo de las “E Series”, los citados 135mm y 180mm.

AWZ2 y ATZParalelamente al lanzamiento de las “G Series”, Panavision lanzó al mercado dos zooms con el elemento anamorfizador en el frente de la lente que, al contrario que sus anteriores diseños en el grupo trasero de zooms pre-existentes (los míticos Super PanaZoom Cooke 40-200mm, 50-500mm y Primo 48-550mm), retienen las características de las lentes anamórficas y aperturas de diafragma mucho más razonables. Los dos zooms se denominan “AWZ2” y “ATZ” y tienen un recorrido de 40-80mm (T/2.8) y 70-200mm (T/3.5), con un rendimiento que permite su perfecta integración con las “C Series”, “E Series”, “G Series” y probablemente, incluso con la serie “Primo”. La primera de estas lentes también se conoce como “Bailey Zoom”, ya que fue el director de fotografia John Bailey uno de los operadores que más demandaron a Panavision un zoom angular y de diseño frontal para el formato anamórfico.

Todas las lentes de las series originales de Panavision tienen, como decíamos, montura PV, para utilizar exclusivamente en cámaras de esta compañía o bien modificadas por ella (“Panavised”). A mediados de la década los 2000, Panavision adquirió en Europa dos compañías independientes que también se dedicaban al negocio del alquiler, con lentes anamórficas fabricadas por ellos. Actualmente, estas lentes también forman parte del catálogo internacional de Panavision, que las ofrece actualmente en montura PL tras haber realizado conversiones desde los originales en BNCR:

Technovision: A mediados de la década de los 70, Henryk Chroscicki modificó algunas series de lentes fijas y zoom Cooke (las Cooke Speed Panchro, Series 2 y 3, así como los zoom 20-100mm y 25-250mm, con un elemento anamorfizador trasero, duplicando sus focales y perdiendo alrededor de dos stop de luminosidad) de la misma forma que Panavision lo había hecho para crear sus “C Series” y Super PanaZoom 40-200mm (T/4.5) y 50-500mm (T/5.6). Los resultados se mostraron por vez primera en la última película de Luchino Visconti (“L’Innocente”, 1976), pero fue Vittorio Storaro en “Apocalypse Now”, rodada en ese mismo año, pero estrenada tres después, el primero en hacer uso del rango completo de focales (y desde entonces el italiano ejerció de “embajador” de la marca durante muchos años). Las Technovision Cooke son lentes que, por lo tanto, tienen parecidas características a las “C Series” de Panavision, incluyendo la inconsistencia de sus tamaños, pesos, rendimiento e incluso luminosidades, aunque son muy demandadas por el aspecto suave y poco contrastado que ofrecen.

Posteriormente, Technovision adaptó también las series esféricas de Zeiss Standard y Superspeed, reteniendo las aperturas de diafragma de las lentes originales, pero lógicamente incrementando su tamaño y peso al incorporarles elementos cilíndricos en el frontal. Como todas las lentes Zeiss, las versiones anamórficas de Technovision son muy nítidas, especialmente cuando se cierra un poco el diafragma, pero siguen ofreciendo una imagen más anticuada que las series anamórficas aparecidas años después, con sus mayores aberraciones y falta de correcciones antiflares, etc.

Lente Technovision/Zeiss Super Speed, 35mm T/1.4

J-D-C: El británico Joe Dunton realizó un trabajo similar al de Chroscicki, solo que en lugar de estar afincado en Francia e Italia, lo llevó a cabo desde el Reino Unido. Dunton, con su casa de alquiler, había prestado servicios a numerosas producciones –entre otras, de Dino de Laurentiis, con el que mantuvo una fructífera asociación- y, como amante del formato anamórfico, también se lanzó a la adaptación de juegos de lentes esféricas Cooke Speed Panchro, Zeiss Superspeed y Canon K35 que, actualmente, bajo el catálogo de Panavision, se denominan Cooke Xtal Express, Zeiss Xtal Express y Canon Xtal Express. Estas últimas son muy poco frecuentes y son parecidas a la segunda generación de lentes Todd-AO 35, mientras que las adaptaciones de lentes Cooke y Zeiss son muy parecidas a las versiones realizadas por Technovision, con las que se han mezclado en más de una ocasión para trabajos cinematográficos.

En concreto, la serie de Cooke, por su extraordinaria suavidad, está muy demandada, a pesar de la gran distorsión de sus focales angulares (18mm y 25mm), que en formato anamórfico son muy extremas. En general no se recomienda utilizar estos juegos a grandes aperturas de diafragma, puesto que parten de diseños antiguos y su rendimiento es muy superior cuando se cierran dos o tres stops. Pero eso sí, para rodar al hombro o Steadicam son óptimas, puesto que son de las lentes anamórficas más ligeras del mercado, con pesos que rondan los dos kilos.

J-D-C Scope: “Poltergeist” (1982)

2. Lomo

La palabra Lomo corresponde a las siglas de Leningrad Optical Mechanical Association en ruso. Se trataba del mayor fabricante de ópticas cinematográficas de la antigua Unión Soviética. Originalmente, las lentes rusas se fabricaron con dos monturas específicas (OCT-18 y OCT-19), aunque son fácilmente adaptables a PL, por lo que muchos de los juegos disponibles en el mercado han sido transformados para su uso en cámaras modernas.

Actualmente la compañía ya no se dedica al mundo del cine, pero nos dejó dos diferentes juegos de lentes anamórficas. Ambos derivan su actual denominación del diseño de su elemento frontal; en la década de los 60 aparecieron los “Square Fronts”, consistentes en sólo tres focales (35, 50 y 85mm), pero que se complementaban muy bien con otra óptica rusa de la época, un zoom Foton 37-140mm (T/4.5) con el elemento anamorfizador en el frontal, por lo que al contrario que los zooms occidentales de la época, mantenía las características estéticas del formato anamórfico. Estas lentes son muy suaves, producen aberraciones enormes (tanto de barril como cromáticas) y su respiración es muy evidente al realizar cambios de foco, además de que captan destellos con una enorme facilidad. Abiertas de diafragma producen un look absolutamente extremo, no apto para todos los gustos, en el polo opuesto de unas Zeiss Master Prime, por así decirlo.

La serie posterior son los “Round Front“, de finales de los años 70 o comienzos de los 80, que incorporaron muchas más focales y, como novedad en su construcción, el elemento cilíndrico anamórfizador se encuentra en la parte central de la lente. Mecánicamente mejoraban a las series anteriores, pero siguen siendo inferiores a las lentes occidentales de su época en este apartado, así como propensas a captar destellos a pesar del cambio en el diseño, imágenes con un contraste reducido por el nivel de velo que ello conlleva, así como fuertes distorsiones y aberraciones cromáticas, hasta el punto que hay operadores que prefieren el 35mm “Square Front” antes que el 35mm “Round Front”, ya que el primero muestra menos distorsión de barril que el segundo. Por sus especiales características, se utilizan bastante en videoclips y publicidad, explotando sus supuestos defectos, pero muy raramente en cine.

Lomo “Round Front”, 50mm, 35mm y 75mm

3. Hawk

Las lentes Hawk son una creación de la empresa alemana Vantage, la cual ha ido lanzando diferentes series de lentes anamórficas al mercado desde la mitad de la década de los 90, con un indudable éxito en Europa por su compatibilidad con las cámaras Arri y la montura PL, que hacía de ellas un método alternativo muy bueno a las lentes J-D-C y Technovision en el “mercado anamórfico” fuera de Panavision.

C SeriesLa primera serie (a veces denominada “APL Compact”) comparte muchos elementos de diseño con los Lomo Round Front, lo cual a veces a hecho que se afirme que son series equivalentes, cuando las pruebas de rendimiento muestran que existen diferencias y siempre a favor de las lentes alemanas, que en un tamaño y peso contenidos, ofrecen un rendimiento muy aceptable, con buena resistencia a los destellos y buena nitidez. Quizá, como en las Lomo, lo peor sea su distorsión de barril, muy pronunciada, así como su fuerte respiración y focales algo escasas, puesto que únicamente cubren desde el 40mm hasta el 100mm.

V SeriesAparecidas en el 2001, son la versión que podríamos denominar como la serie “Primo” del fabricante alemán: mejoran a las “C Series” en todos los apartados: control de distorsión y aberraciones, nitidez, contraste, limpieza de imagen, consistencia, etc. pero a costa de introducir mucho más peso (sobre los 6kg), lo cual supone dos o tres veces más por equivalencia de focales. Hawk mantuvo su imagen perfeccionada, añadió un diseño telecéntrico, redujo algo el peso y mejoró la distancia mínima de enfoque con las “V-Plus” (2007), incluyendo también un zoom con el elemento anamorfizador en el frontal (45-90mm, T/2.8).

V-LiteJuego de lentes compactas del 2007, del tamaño de unas Cooke S4, con un excelente rendimiento equiparable a las “V-Plus”, amplio rango focal (28mm a 140mm) y un peso inferior a dos kilos, por lo que son ideales para prácticamente cualquier tipo de rodaje. ¿Cómo se obtiene un rendimiento idéntico a la serie anterior en menos de la mitad de peso? El truco reside en que las “V-Plus” enfocan a sólo 60 centrímetros, mientras que las “V-Lite” se van hasta 1 metro. También, debido a la demanda de lentes anamórficas con un ratio de compresión x1.3 (para sensores Super 35 16/9 o negativos Super 35 a tres y cuatro perforaciones), Hawk ofrece las “V-Lite” con este alternativa a la tradicional x2, que permite un mejor aprovechamiento de determinados sensores y los citados tipos de negativo para la exhibición en 2.40:1 o el estándar 1.85:1.

Y la última creación de Hawk no podría ser más atractiva. Se denomina Vintage 74 y consiste en una alteración de las “V-Lite”, o mejor dicho, de los revestimientos (coatings) de esta serie, que prácticamente son eliminados para hacer que las imágenes captadas posean un menor contraste, con un aspecto más lechoso y, sobre todo, mucho más tendentes a captar destellos, como si se tratara de una de las ópticas de diseño antiguo que pretenden emular.

Finalmente, cabe mencionar que las lentes Hawk no producen el flare horizontal azul que normalmente se asocia al formato anamórfico, sino uno blanco, de modo que Vantage proporciona en caso necesario un filtro que modifica éste para asemejarlo al de las lentes Panavision y de otros fabricantes.

4. Kowa

Su uso no está muy extendido, pero estas ópticas anamórficas de los años 60 del fabricante japonés –ojo, no deben confundirse con los muchos adaptadores que existen en el mercado, ya que aquí hablamos de un juego de ópticas de cine– deben ser mencionadas puesto que son las más pequeñas y compactas del mercado, con un peso de apenas 1kg por focal, con frontales de 80mm, por lo que usándolas prácticamente no se es consciente de estar rodando en formato anamórfico. La variedad de focales es escasa (40, 50, 75 y 100mm) y quizá la distorsión de barril de la más angular sea excesiva, aunque poca corrección más se puede pedir en un tamaño más reducido. Las Kowa, como sus versiones esféricas, son también muy conocidas por su aspecto de muy bajo contraste, propensión a los flares y extrema suavidad, lo cual además de sus cualidades físicas, pueden hacer de ellas un juego muy atractivo para determinados trabajos, especialmente si una alta resolución no es requerida.

El anamórfico parece que está más vivo que nunca, como lo demuestra el hecho de que las propias Zeiss y Cooke, que hasta la fecha habían evitado este mercado, por fin se han lanzado a fabricar juegos de lentes anamórficas, que aún no están disponibles en el mercado: las Master Anamorphic en el caso de la empresa alemana y las Anamorphic/i en el de la inglesa. Incluso ServiceVision ha anunciado su propio juego, las Scorpio Lens. Tampoco debemos hacer mención a que Panavision acaba de anunciar la reaparición de su “B Series” de ópticas anamórficas, o que juegos de lentes Todd-AO 35, Powerscope, Clairmont, Cineovision, Arriscope o Elite se encuentran en el mercado, aunque hasta la fecha no hemos visto ninguno de ellos en nuestro país.

ACTUALIZACIÓN: En Harmonica Rental tenemos disponible desde julio de 2018 el nuevo juego Orion Anamorphic de Atlas Lens Co., cuyas características y pruebas puedes ver haciendo click en este enlace.

Guía de Ópticas de Cine (I) (Lentes Zeiss)

Guía de Ópticas de Cine (II) (Lentes Cooke)

Guía de Ópticas de Cine (III) (Lentes Panavision, Canon, Optar, Leica, Red, Kowa)

Guía de Ópticas de Cine (IV) (el formato anamórfico)

Fuentes:
Anamorphic FAQ (Max Jacoby en Cinematography.com)
American Cinematographer Manual (9th Edition)
Motion Picture Lens Database (Richard Bradbury)
Film Style and Technology: History and Analysis (Barry Salt)

© Harmonica Rental & Cinema/Ignacio Aguilar, 2013.