Westworld

El debut en la dirección del novelista, guionista y realizador Michael Crichton, que gira en torno a un parque de atracciones futurista, en el que los clientes (Richard Benjamin y James Brolin) asisten a una completa reproducción de cómo era el salvaje oeste, con sus pistoleros, sheriffs y chicas del “saloon”, pero en la que los habitantes son robots hechos a imagen y semejanza de humanos y animales. El entretenimiento está asegurado, hasta que el parque comienza a fallar y los robots, con un peligroso pistolero a la cabeza (Yul Brynner) ponen en peligro la vida de los visitantes. “Westworld” destaca sobre todo por lo ingeniosa y avanzada que era su idea central, aunque títulos como “The Terminator” (James Cameron, 1984) o sobre todo “Jurassic Park” (Steven Spielberg, 1993) –basada en una novela del propio Crichton- hayan explotado posteriormente y de forma más efectiva ideas como la del robot-exterminador o el parque de atracciones futurista que se convierte en una trampa mortal. A pesar de ello, perturbadora presencia de Brynner como el robot asesino continúa siendo un activo exclusivo del film de Crichton, a pesar de que el actor repitió su papel en “Futureworld” (Richard T. Heffron, 1976), la secuela del presente film.

westworld-01

El director de fotografía de “Westworld” fue Gene Polito [ASC], hijo del director de fotografía Sol Polito [ASC] (“Arsenic And Old Lace”, “The Adventures of Robin Hood”), cuya carrera se desarrolló principalmente en el medio televisivo, en series como “Lost in Space”. Fuera del mismo, “Westworld” es su película más importante, aunque títulos como “Colossus: The Forbin Project” (Joseph Sargent, 1970) o “Prime Cut” (Michael Ritchie, 1972), con Gene Hackman y Lee Marvin, son relativamente conocidos. Polito se retiró relativamente joven, a la edad de 62 años, para dedicarse a la docencia en la University of South California (USC).

westworld-02

“Westworld”, a nivel visual, propone dos situaciones interesantes: de un lado, las escenas que transcurren en el parque temático, están fotografiadas con un estilo muy clásico y parecido al que tradicionalmente utilizaban los Western en color de los años 50 y 60: con altos niveles de iluminación, luces duras y dirigidas contra los actores, colores saturados y, una vez que el parque temático comienza a fallar y se vuelve una amenaza contra los clientes que lo visitan, Polito reduce notablemente el uso de la luz de relleno, por lo que las sombras y la oscuridad están mucho más presentes y se incrementa la sensación de peligro que viven los personajes. Pero por otro lado, muchas otras escenas transcurren en las dependencias futuristas en las que se gestiona el parque, en las que no solo el diseño de producción juega un papel decisivo para que las mismas sean creíbles, sino que Polito modifica radicalmente su estilo y lo sustituye por uno que parece inspirado en clásicos como “2001: A Space Odyssey” (1968) y “The Andromeda Strain” (1971) –película de Robert Wise basada en una novela de Crichton-, con iluminación cenital a través de techos translúcidos en los decorados, que suaviza mucho la calidad de la luz y produce un aspecto mucho más moderno que el de las escenas en el parque.

westworld-04

Polito muestra un buen nivel técnico, e incluso utiliza el formato panorámico anamórfico sin el menor de los problemas, gracias a que generalmente sus niveles de iluminación son lo suficientemente altos como para emplear zooms en los interiores cuando los necesita. La única duda que genera es en relación a los exteriores del film, que en la copia en Blu-ray están algo sobreexpuestos; puede ser un defecto de la misma, aunque parece que forma parte del aproximamiento original de los cineastas. La puesta en escena de Crichton no es demasiado destacable, en cambio, además de que contiene elementos tan estridentes como ampliaciones de imagen para simular zooms, o cámaras lentas que parecen emular las de Sam Peckinpah en títulos como “The Wild Bunch” (1969) y “Straw Dogs” (1971).

westworld-03

A pesar de sus defectos, “Westworld” es un título muy simpático y agradable, cuyo diseño visual, con la distinción entre el mundo del Oeste y el de las dependencias desde las que se dirige el mismo, es muy interesante y está bien realizado, aunque en todo momento su director de fotografía muestre mucho más oficio que inspiración y talento, algo que era muy habitual en los operadores que comenzaron a ejercer como tales en los años 40 y 50, cuando el sistema de estudios imponía normas muy rígidas a la hora de fotografiar sus productos.

Título en España: Almas de Metal
Año de Producción: 1973
Director: Michael Crichton
Director de Fotografía: Gene Polito, ASC
Ópticas: C-Series de Panavision
Emulsión: Kodak 5254 (100T)
Formato y Relación de Aspecto: 35mm anamórfico (Panavision), 2.4:1

Vista en Blu-ray

© Harmonica Rental & Cinema/Ignacio Aguilar, 2015.