Star Trek Into Darkness

Continuación del reboot de la franquicia de “Star Trek” a cargo de J.J. Abrams, que en esta ocasión retoma el argumento de “Star Trek II: The Wrath of Khan” (1982), con Benedict Cumberbacht encarnando el papel que en su momento interpretó Ricardo Montalbán poniendo en jaque a la tripulación del Enterprise. Chris Pine, Zachary Quinto o Zoe Saldana, entre otros, repiten con respecto a la primera película en un espectáculo de acción y efectos muy elaborados, pero también excesivamente ruidoso en gran parte de su metraje, a pesar de los intentos de profundizar en las relaciones y motivaciones de los personajes principales.

El director de fotografía de nuevo es el sudafricano Dan Mindel [ASC, BSC], operador cuya carrera está muy unida a la de los hermanos Scott, con los que comenzó a trabajar en sus equipos de cámara – en cine y publicidad- a través de los operadores Michael Seresin y Hugh Johnson, para posteriormente hacerse cargo de la fotografía adicional o segundas unidades de algunos films de los hermanos durante la década de los 90, como “The Fan”, “White Squall” o “G.I. Jane”, hasta que Tony, ante la indisponibilidad de su entonces habitual Dariusz Wolski, le dio la alternativa en “Enemy of the State” (1998), tras la cual encadenaría varios títulos para el menor de los Scott (“Spy Game”, “Domino”) e iniciaría una notable carrera en el cine comercial de los EEUU, que incluye “John Carter” (Andrew Stanton, 2012), “Savages” (Oliver Stone, 2012) o sus dos colaboraciones anteriores con Abrams, “Mission: Impossible III” (2006) y “Star Trek” (2009).

Mindel es un firme defensor del celuloide como formato de adquisición, así como del formato panorámico anamórfico, pero en esta ocasión fue decisión de Abrams rodar la película en soporte fotoquímico. Siguiendo la estela de films como “The Dark Knight”, “The Dark Knight Rises“, “Transformers 2” o “Mission Impossible: Ghost Protocol”, parte del film está rodado en formato IMAX (15-perf 65mm), así como también en 8-perf 65mm, aunque el grueso de la película está rodada en anamórfico, con algunas tomas digitales con la Red Epic. En salas IMAX el formato variará en las escenas adquiridas en 65mm, haciendo un uso de mayor altura de pantalla, mientras que en salas convencionales se mantiene íntegramente una relación de aspecto 2.40:1, distinguiéndose el metraje en gran formato por su mayor nitidez y mayor limpieza de imagen, lo cual curiosamente lo emparenta con la adquisición digital.

La estética de la película es muy parecida a la de la primera película, es decir, la fotografía apuesta en todo momento por una imagen muy vistosa, con colores muy saturados, niveles de iluminación relativamente altos que no generan un gran contraste en la imagen y, sobre todo, decenas de luces integradas en la nave Enterprise, a fin de provocar los cientos de destellos al incidir éstas sobre la lente que han hecho famoso a J.J. Abrams (aunque bien es cierto que parece algo más comedido que en “Star Trek” o “Super 8”). Los actores lucen muy bien en todo momento y la película tiene un aspecto moderno y tecnológico a través de las citadas fuentes de luz suave, si bien tampoco es demasiado interesante puesto que aporta muy poco con respecto a la primera película.

Quizá lo que más destaque sea la puesta en escena de J.J. Abrams, el cual además de emplear multicámaras, las utiliza en constante movimiento, realizando travellings de aproximación a los actores, subiendo, bajando o rodeándolos, algunas veces con soluciones brillantes. Sin embargo, como el propio film, o quizá como origen de ello, la puesta en escena también es estruendosa y muchas veces excesiva, por mucha energía que parezca desprenderse de la misma, además de mostrar un serio abuso de primeros planos, recordando al medio televisivo. Por ello, lo mejor del apartado visual de “Star Trek Into Darkness” es el oficio que desprende su técnica –a pesar de algunos roces de foco-, con una excelente integración de los elementos reales rodados en el set y los miles de efectos visuales, que en todo momento hacen creíbles las aventuras del capitán Kirk y su tripulación.

Título en España: Star Trek en la Oscuridad
Año de Producción: 2013
Director: J.J. Abrams
Director de Fotografía: Daniel Mindel
Ópticas: Panavision Primo, C-Series, E-Series, ATZ y AWZ2, Hasselblad
Emulsión: Kodak 5213 (200T) y 5219 (500T)
Formato y Relación de Aspecto: 35mm anamórfico (Panavision), 8-perf 65mm, IMAX, Red Epic (5K)
Otros: 2K Digital Intermediate

Vista en DCP 2D

© Harmonica Rental & Cinema/Ignacio Aguilar, 2013.